El 8 de junio pasado Naciones Unidas celebró el Día Mundial de los Océanos, fecha que fue celebrada oficialmente también a nivel nacional. Sobre este tema habría que recordar que existe un proyecto de ley presentado por el presidente del Senado, que confiamos se tramite prontamente.

Actualmente, a nivel global están ocurriendo fenómenos ambientales críticos, cuyas causas aún están siendo estudiadas. Tal es el caso de la marea roja que ha afectado a Chiloé y a sus comunidades. La ciencia es clara en advertir que seguiremos experimentando episodios climáticos, muchos de ellos asociados al océano, cuyos negativos impactos podrían afectar a una mayor población. Por ello, debemos seguir actuando, a nivel nacional e internacional, para contar con una institucionalidad que nos permita estar mejor preparados para estos desafíos. Además, los sectores público y privado deben desarrollar actividades sustentables que armonicen con el medio ambiente marino.

Nuestro gobierno está realizando enormes esfuerzos para enfrentar estas amenazas ambientales adecuadamente, pero estamos conscientes que aún nos queda mucho por hacer. Destaco aquellas iniciativas que he impulsado durante estos dos años desde mi cartera, como un aporte de la política exterior a las políticas públicas nacionales en materias relativas a la conservación y uso sostenible de nuestro océano.

En lo multilateral, contribuimos a lograr el Acuerdo de París sobre Cambio Climático, relevando el papel que el océano merece como regulador climático y sumidero de carbono. Asimismo, participamos activamente en las negociaciones del Tercer Acuerdo de Implementación de la Convención de las Naciones Unidas del Derecho del Mar sobre biodiversidad marina en la alta mar. En este ámbito buscamos establecer una regulación internacional para los recursos genéticos de los cuales se extrae material que permite el desarrollo de medicamentos que contribuyan en la cura de enfermedades. 

En los próximos días entrará en vigencia el decreto que crea el Parque Marino Nazca-Desventuradas, de una superficie de casi 300.000 km2, que abarca toda la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de las islas San Félix y San Ambrosio. Este parque -protegerá la biodiversidad marina y los recursos pesqueros en su etapa reproductiva- representa un logro no sólo para Chile, sino también para la comunidad internacional. Al respecto hemos firmado un acuerdo de cooperación para ejecutar el proyecto Catapult, que permitirá dotar a nuestra Armada de modernos mecanismos de control satelital que garanticen un adecuado monitoreo y vigilancia de este Parque Marino.

En el último mensaje del 21 de mayo, la Presidenta de la República destacó el trabajo interministerial llevado a cabo con la comunidad de Isla de Pascua para crear un Área Marina Protegida en las aguas de su ZEE. Ésta considera un manejo participativo y la proyección administrativa de conceptos locales de la etnia rapa nui, tales como el mo’a y rahui. El objetivo final es crear un área de protección que establezca tanto zonas para la pesca ancestral, como también espacios de protección total (non take). Lo anterior, para el beneficio de las generaciones presentes y futuras de la comunidad de la isla. Tal y como lo anunció la Presidenta Bachelet, se trata de una decisión de la propia comunidad que debe ser adoptada mediante la realización de una consulta en conformidad al Convenio 169 de la OIT.

Estamos implementando, además, una nueva Política de Combate a la Pesca Ilegal que, entre otros aspectos, mejora la regulación en materias como acceso a puertos, procedimientos de inspección de naves en el mar y medidas de mercado; y promueve una mayor coordinación nacional y cooperación internacional. Adicionalmente hemos impulsado la entrada en vigencia del Acuerdo FAO sobre Medidas del Estado Rector del puerto e igualmente implementaremos el Acuerdo de Nueva York sobre Poblaciones de Peces Altamente Migratorias, al que adherimos el pasado 11 de febrero, y que regula la alta mar y faculta a inspeccionar y abordar naves pesqueras ilegales en dicho espacio.

Todas estas iniciativas han sido promovidas en el marco de la Conferencia Nuestro Océano, cuya segunda versión se realizó en Valparaíso en octubre de 2015, con resultados concretos que confiamos se proyectarán en el tiempo. Es indispensable que sigamos trabajando coordinadamente en esta senda, Gobierno, sector privado, pescadores artesanales, academia, comunidades costeras, organismos internaciones, ONGs y entidades nacionales, para asegurar a nuestra sociedad un océano saludable.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro