Continuando con la imparable seguidilla de adaptaciones al cine de cómics de Marvel, y siguiendo a la vez con la aparentemente interminable ola de películas de superhéroes que se ha tomado por asalto la cartelera en los últimos años, ahora es el turno de un personaje quizá menos conocido masivamente que otros íconos de la compañía como Spiderman, Hulk, Thor, Ironman o los X-Men, a pesar que su primera aparición en historietas se remonta a más de medio siglo.

Aunque en su esencia y lineamientos narrativos el Doctor Strange sigue parámetros y esquemas muy parecidos a los de otras figuras del universo Marvel, los elementos místicos y de misterio que lo rodean le dan un tono atractivo y distinto, y esta película, sin ser perfecta ni mucho menos, funciona muy bien como representación visual de sus aventuras y consigue entretener.  

Con sólo cuatro largometrajes previos a lo largo de una década, el director estadounidense Scott Derrickson ha obtenido buenos resultados ligado al terror o el thriller con trabajos como "El exorcismo de Emily Rose", "Siniestro" y "Líbranos del mal", pero cuando se aventuró en otros terrenos, con el fallido y desabrido remake "El día que la tierra se detuvo", fue un fiasco. Por suerte acá su debut en las películas de superhéroes lo encuentra en mejor forma, contando además con buenos elementos a su disposición, partiendo por logrados efectos especiales y un llamativo reparto que incluye tres actores que han sido nominados al Oscar y una ganadora de la estatuilla.

La suma de los factores no siempre asegura un buen producto, pero en este caso Derrickson sí tuvo el viento a su favor. El cada vez más solicitado Benedict Cumberbatch está a sus anchas encarnando al protagonista, tanto en la mezcla de fanfarronería, encanto y humor como en su costado más heroico y hasta romántico en la química con Rachel McAdams, muy bien secundado por sólidos actores en roles secundarios, como Tilda Swinton, Chiwetel Ejiofor y Mads Mikkelsen como el antagonista. Algunos momentos de potente derroche visual recuerdan bastante a "El origen" de Christopher Nolan, pero son efectivos en su contexto. Finalmente, este "Doctor Strange " no será un hito en este tipo de producciones, pero tampoco desentona, y cumple con lo que se podía esperar de ella.

"El viento sabe que vuelvo a casa"
Durante poco más de una década, con apenas un puñado de largometrajes y a pesar del bajo perfil que cultiva, José Luis Torres Leiva ha llegado a ser considerado dentro y fuera del país como uno de los realizadores más sensibles, talentosos y personales del cine chileno. En este nuevo largometraje, nominado a los premios Fénix y que será distribuido a lo largo de Chile a través del programa Miradoc, el director desarrolla uno de los documentales locales más entrañables y encantadores del último tiempo; el mérito es suyo, de su capacidad de observación y capturar detalles, pero también del gran Ignacio Agüero, su colega que esta vez es también el protagonista, en pleno proceso de preparación de una película en Chiloé.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro