Como nueva demostración de la cada vez más amplia variedad de propuestas del cine chileno, esta semana se estrenan dos nuevas películas locales muy distintas entre sí, pero que coinciden en ofrecer perspectivas y propuestas narrativas que escapan a los parámetros habituales del cine de nuestro país.

Una es una ficción que se exhibirá en distintas salas, y la otra es un documental con elementos de ficción que sólo se podrá ver en funciones exclusivas los miércoles y sábados en el cine Radical, ubicado en el barrio Bellas Artes.

La ficción es "Las plantas", primer largometraje de Roberto Doveris, exhibido en festivales como Valdivia y Berlín, y que cautiva al espectador desde el inicio con su mezcla entre cierto aire de misterio y una mirada refrescante a tribus urbanas que hasta ahora no han sido mayormente abordadas por los realizadores locales.

Aunque por el camino el guión y la historia van perdiendo un poco el rumbo -lo que quizá en verdad no está mal, considerando que su protagonista tampoco tiene las cosas muy claras-, de todos modos destaca por la atmósfera que desarrolla, su buena fotografía y las actuaciones de su juvenil elenco, y es un valioso aporte en términos de atmósfera y temática, además de provocar al espectador a través de su desprejuiciada exploración en la sexualidad adolescente.

A su vez, en el documental "Rastreador de estatuas", el director y guionista Jerónimo Rodríguez -quien en 1999 y también de manera muy acotada y bajo perfil, ya estrenó su ópera prima, "36 veces"- realiza una apuesta atípica para el cine local, cuando a partir de una pequeña y curiosa duda sin mayor trascendencia de su protagonista, inicia una búsqueda que bajo su aparente frialdad encierra diversos detalles que le van dando relieve y alcances emotivos a su relato.

Es muy atractiva la forma en que se conectan el montaje de imágenes con la voz en off, que a la vez evoca un texto literario con las diversas ramificaciones y disgregaciones que se permite en el argumento, conformando un cuestionamiento de identidad y relaciones familiares que puede calar más hondo de lo que parece, y finalmente entrelaza el documental y la ficción de manera tan experimental como fluida.

"Mon roi"
Estrenado mundialmente en la competencia oficial del Festival de Cannes, donde Emmanuelle Bercot recibió el premio a la mejor actriz por su comprometida interpretación de la protagonista femenina, este cuarto largometraje de la actriz y directora francesa Maïwenn (de quien antes se exhibió en Chile "Polisse") es uno de los más recientes ejemplos fílmicos de lo que los galos llaman "amour fou": esas pasiones intensas y desbordadas que casi nunca están destinadas a buen término.

Acá se narra en paralelo el presente y pasado de Tony, centrándose en su relación con Georgio, que poco a poco fue saliéndose de borda. Si bien tiene algunos buenos momentos y destacan las excelentes actuaciones de Bercot, Vincent Cassel y Louis Garrel en un rol secundario, el resultado se siente algo confuso, reiterativo e incluso agotador.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro