Los nuevos emprendedores y ejecutivos modernos tienen que confiar en sí mismos y saber hablar bien, con efectividad y entusiasmo.

Si no creen en sus conocimientos y no saben desarrollar el arte de la oratoria, por ejemplo, o manejar ciertas habilidades sociales, están perdidos.

Condenados a un fracaso muy difícil de remontar.

Quienes desean insertarse rápidamente en el mundo empresarial, o en los negocios, deben hacer frecuentemente presentaciones y discursos para poder convencer eficazmente.

Por eso, muchos ya están asumiendo la decisión de capacitarse en estos aspectos.
El problema es que sólo algunos logran ver que por allí está el camino correcto.

Hoy, cada vez más, todo nuevo profesional u hombre emprendedor o mujer emprendedora, tiene que presentar su proyecto, o su producto, a un grupo de personas de la empresa de su potencial cliente.

Es así, entonces, que se lo pasan haciendo exposiciones a inversionistas, en ferias, en congresos, en rondas de negocios y jornadas empresariales.

Incluso, hay muchos que deben presentar sus productos o su empresa en algún foro en el que se encuentran reunidas no más de cuatro o cinco personas.

Y, aquellos que lideran una organización empresarial, cualquier institución destacada o una organización sindical, tienen que hablar casi todos los días frente a un auditorio o un público determinado.

Pero, si no lo saben hacer bien, fracasan…

Antes, los gerentes vigilaban que los trabajadores hicieran funcionar las  máquinas. Hoy, la mayor parte de ellas son automáticas, los procesos también tienen su propia dinámica y, en consecuencia, los altos ejecutivos se dedican a otra tarea vital: lograr metas, organizar el trabajo, señalar políticas, pautas, misiones, etc.

Y todo lo hacen mediante la comunicación.

Entonces, si usted participa del mundo de los negocios, de la educación, o es un profesional independiente que tiene una figuración destacada en la vida pública y domina el arte de hablar en público y convencer a sus interlocutores, tendrá exitosos resultados en el corto plazo y nunca más se sentirá frustrado.

Para un nuevo emprendedor o un ejecutivo moderno, hablar bien, es hoy una necesidad cultural, que ayuda también para que tengamos una visión más amplia de la vida, puesto que el buen orador genera mundos y vive realidades gracias al correcto uso de la palabra.

Decir con gracia, naturalidad, aplomo y seguridad unas palabras en una reunión, presentar con éxito un proyecto, exponer con habilidad y soltura, son herramientas que todo ejecutivo y nuevo emprendedor necesita desarrollar en estos competitivos días del siglo veintiuno.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro