Esta reunión se produce en un momento de incertidumbre global por el cambio de gobierno en Estados Unidos y en la que los medios tradicionales se encuentran sumidos en una profunda crisis de identidad y de influencia con la consolidación de opciones digitales.
 
Los diarios y los informativos, en sus diferentes plataformas, buscan más audiencia a costa de contenidos virales e impactantes que, en gran parte, provienen de China, sin embargo, se quedan sólo con el entretener, dentro de los tres pilares que deben sostener a los medios de comunicación, dejando relegados al formar e informar.
 
Si vemos hacia el ocaso desde América Latina, al menos desde México, China es el gran desconocido aunque prácticamente el 100% de los mexicanos han comprado o usan un producto ensamblado en China. Y ya migran más chinos a México que estadounidenses.
 
¿Pero qué conocemos de China en una época en la que nunca fue tan fácil comunicar?
 
A pesar de la globalización informativa y de la irrupción de las redes sociales, China sigue siendo un país lejano para los latinos aunque en los últimos años se han incrementado las frecuencias de vuelos entre las principales ciudades del país y las capitales de la región. En qué se ha fallado para dar a conocer lo que sucede en el país asiático cuando sabemos más de lo que sucede en Rusia por RT News o lo que acontece en Oriente Próximo por la difusión de Al Jazeera, a pesar de los esfuerzos que vienen realizando  XINHUA y CCTV.
 
China es el principal socio comercial de muchos de los países de la región y el segundo de México, pero sigue siendo el país de la muralla China, de Shanghái, Beijing, de la contaminación y de las noticias ligeras. Y aquí, dónde quedan las noticias de alcance y la visión china de lo que sucede en el mundo, de qué se habla y cómo se habla de Occidente en Beijing.
 
De ser el centro mediático mundial en los Juegos Olímpicos en 2008, los medios de comunicación se han olvidado de este país en el ámbito informativo. Las secciones internacionales no dan espacio al Gigante Asiático.
 
Todo lo curioso sucede en China, sin ambargo dónde quedan las noticias de política, de economía, empresarial, los deportes, el entretenimiento, etc… China tiene un gran potencial que ha de desarrollar a partir de su fuerza económica y tecnológica que, seguramente, todos los presentes tienen en sus manos a través de la telefonía celular.
 
Nos encontramos en una época en la que la cooperación entre los medios de comunicación y los periodistas han de reforzar el compromiso con los ciudadanos. Dicen en España que nunca es tarde si la dicha es buena, por eso hay que pensar en cómo reorientar la comunicación entre ambas regiones, cuando históricamente Europa ha sido el centro informativo para la región y Estados Unidos quien acapara titulares por su influencia en Latinoamérica, a pesar de que China mantiene una apuesta clara por la región.
 
En definitiva,  América Latina y China, en medio de esta crisis del sector, deben intensificar el diálogo y la cooperación entre los departamentos de información de China y de los países de la región. Explorar la posibilidad de suscribir acuerdos de amplia cobertura en radio, televisión, internet y cine a ambos lados del océano.
 
Debemos apoyar la colaboración entre los medios de comunicación de noticias de ambas orillas del Pacífico, incentivar el envío recíproco de corresponsales, entrevistas conjuntas, intercambio y la capacitación de personal entre noticieros de China y Latinoamérica. Asimismo, estimular a las cadenas, medios influyentes y comunicólogos en general de ambas partes para intensificar la colaboración en el desarrollo de espacios digitales y en la creación de nuevas capacidades de la prensa.
 
Hay que romper fronteras para hacer realidad la transmisión de programas de radio y televisión chinos en la región latinoamericana, así como sucede con medios de Rusia, Estados Unidos y Europa.
 
Pero no olvidemos que la comunicación es algo más amplio que un medio o un noticiero, en este ámbito debemos incentivar desde todos los niveles la cooperación entre las industrias de publicación y la traducción, productores de contenido digital multiplataforma y publicación de obras literarias de China en América y de literatura latina en China, promoviendo el intercambio cultural entre ambas regiones.
 
El mundo está cambiando demasiado rápido, el entorno político también lo hace y en medio de la incertidumbre mundial, solo la comunicación y una muy buena comunicación puede proveer más estabilidad para hacer que la crisis no sea tan aguda.
 
Por este motivo debemos de ser capaces  de formar, reeducar o reconvertir a  profesionales y medios para llegar a los ciudadanos y a los millennials de ambas regiones a través de cualquier plataforma: radio, prensa, televisión e internet.
 
Los tiempos de crisis lo son también para las oportunidades, no tengamos miedo a reinventarnos ni ha redirigir nuestra mirada hacia nuevos horizontes.
 
Muchas gracias

(*) Discurso de José Lebeña, director editorial de Publimetro México, en el marco de la reunión de Medios de Comunicación de China y América que se realiza en nuestro país a propósito de la visita del presidente chino, Xi Jinping