El miércoles pasado, de manera extraordinaria, el Senado sesionó con el fin de tratar los hechos de violencia que hace ya bastante tiempo están afectando a La Araucanía. El fin, no analizar ni profundizar la temática mapuche, ni temas político partidistas, sino que específicamente analizar los hechos de violencia que ya gran parte del país conoce, con el fin que el Gobierno vía su ministro del Interior diera respuesta a las inquietudes planteadas por la sala.

Fue grande mi decepción al escuchar como muchos de los presentes intentaban dar algún contexto o justificación a la existencia de terrorismo en la región, como si quemar viva a una pareja en su casa, atentar contra casi 200 camiones en lo que va de un año y tener en pánico a una población completa fueran actos defendibles o excusables.

Puedo decirlo con conocimiento de causa. Fui a la ciudad de Temuco, invitada por Paz Para La Araucanía. Me tocó conocer a muchos miembros de su directiva, muchos de ellos descendientes de colonos, otros descendientes de mapuches, pero todos ellos, por igual, victimas del terrorismo. Victimas del yugo de quienes de manera impune atentan contra la paz, la seguridad y la tranquilidad miles de personas.

Pero si bien el fin de la sesión fue algo esquivo, creo que quien está llamado y mandatado a poner solución definitiva a esta crisis es el Gobierno. La deuda que tienen con La Araucanía y con el país completo es enorme.

No sólo porque la respuesta práctica de sus agencias, tales como la ANI, ha sido (incluso según sus propios dirigentes) poco fructífera, sino porque han tratado este tema como algo aparte a la realidad nacional, como si La Araucanía fuera un apéndice.

Quiero ser clara. En mi opinión, la cual he dado a conocer en reiteradas ocasiones, ningún gobierno, ni siquiera el que yo apoyé ha hecho lo suficiente (ni lo mínimo) por solucionar las problemáticas que hoy derivan en la violencia sin límite que se está viviendo en La Araucanía. Violencia, que sin ningún eufemismo de por medio debemos llamar terrorismo.

Lo que sucede en La Araucanía debiese importarnos a todos en nuestro país. No hay que pensar que porque estamos lejos o no habitamos la región, no nos atañe. Todo lo contrario, nos afecta de manera directa. Es cosa de mirar lo que está pasado en París, Londres, California, Madrid, etc.

El terrorismo no es un resfrío, es una enfermedad que se enquista en las sociedades y permanece por años, incluso décadas. No tenemos que ir muy lejos en nuestra región para ver como sufrió el pueblo colombiano por algo que alguna vez pensaron que sería mucho menos de lo que terminó siendo.

Lo de la Araucanía no es tema de izquierdas o derechas. No es un tema de oposición u oficialismo. Es un tema de todos y por lo mismo, hay que enfrentarlo con voluntad política, no sólo cuando hay campañas de por medio o una Copa América, sino que hasta que efectivamente se termine.

Esto no es algo que se combata cada cuatro años o cada vez que algo horrible sucede, sino que hasta que la paz se restablezca de manera definitiva. Pero por sobre todo, se debe terminar con los eufemismos y enfrentar la realidad tal como se nos presenta, con decisión, liderazgo y unidad.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro