Desde la publicación de la Ley General de Cooperativas el año 2002, este tipo de organizaciones ha mostrado un renovado desarrollo y crecimiento. Se trata de un sector de la economía que cuenta con más de un siglo de historia y que se ha desarrollado en base a valores como la participación, la democracia y el desarrollo local.

En los últimos diez años, los niveles de constitución de este tipo de emprendimientos colectivos ha alcanzado más de 820 organizaciones. Tras ello ha habido un esfuerzo continuo de política pública que ha buscado fortalecer la institucionalidad y los marcos normativos, además de desplegar programas y políticas de fomento productivo atingentes a sus necesidades y desafíos.

Muestra de ello es la reciente promulgación de la nueva Ley de Cooperativas que busca facilitar la constitución de este tipo de empresas y fortalecer su capacidad de gestión y sustentabilidad.

Esto nos permite ponernos al día en un tema altamente valorado por la sociedad. Las cooperativas son un espacio natural para enfrentar desafíos sociales de manera participativa, de modo que el talento y la capacidad emprendedora que está en todos los rincones del país se ponga al servicio del bienestar de las personas y sus comunidades. Ya sea en la producción o provisión de alimentos, agua potable, energía, productos y servicios financieros, vivienda y salud, las cooperativas han demostrado que pueden ser económicamente estables y generar valor social.

Hoy las cooperativas de nuestro país enfrentan un desafío mayor: incrementar su productividad. Y en esto no están solas. La productividad es uno de los principales retos que enfrenta nuestro país para alcanzar el desarrollo y generar una sociedad de oportunidades.

La Agenda de Productividad que lidera el Ministerio de Economía apunta directamente a eso. Se trata de un grupo de políticas y programas que busca fomentar la diversificación productiva, apoyar a la competitividad de las empresas, mejorar la gestión del sector público, y por cierto, fomentar la asociatividad y la economía social y cooperativa.

En este Año de la Productividad una de las iniciativas clave a impulsar en materia de competitividad de las cooperativas es la internacionalización y exportación de sus productos. Las cooperativas han mostrado la capacidad y el potencial para abastecer competitivamente mercados externos, especialmente aquellos orientados a la sostenibilidad y el comercio justo. Nuestra tarea es multiplicar los casos de éxito.

En julio pasado, mes en que celebramos el aporte de estas entidades al país, hemos reafirmado nuestro objetivo de continuar impulsando la participación de este tipo de emprendimientos. En el desarrollo de la economía social hay una oportunidad única de generar ganancias de productividad, pero también de poner el bienestar de las personas y las comunidades al centro del desarrollo económico.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro