Hace algunos días la Presidenta Bachelet entregó las llaves de sus nuevas viviendas a 176 familias de la ex toma de Peñalolén, las que se ubican en dos conjuntos habitacionales -Los Avellanos y Los Espinos-, ambos emplazados en un barrio integrado y con amplia conectividad a distintos servicios de esa comuna.

Cabe destacar que las familias tuvieron también la oportunidad de elegir que una parte de los equipamientos de ambos conjuntos fueran un jardín infantil y una sala cuna (los que serán gestionados por la Fundación Integra). Todo ello habla de una política de vivienda moderna, con enfoque de derechos y participativa, pero también de la especial preocupación que está teniendo el Gobierno por fortalecer las políticas de infancia como un objetivo transversal a todos los ministerios.

Desde un punto de vista estratégico, ello se ha reflejado en la creación en 2014 del Consejo Nacional de la Infancia, y en el envío al Congreso -en 2015- del proyecto de ley que crea un Sistema de Garantías de los Derechos de la Niñez y de otro proyecto que crea la Subsecretaría de la Niñez.

Detrás de todo este esfuerzo gubernamental está el objetivo de potenciar el desarrollo de los niños y niñas del país, además de garantizar que ellos sean considerados sujetos de derechos. Esto último es vital para prevenir los abusos contra los mismos y evitar todo tipo de situaciones que coarten el despliegue de sus capacidades.

Además, la nueva normativa e institucionalidad, cumpliendo con lo que promueve la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, está destinada a asegurar  la igualdad en el goce, ejercicio y protección de los derechos de estos, sin discriminación. Que los niños y niñas de la ex toma de Peñalolén puedan acceder a cuidados y educación preescolar de calidad, es una clara expresión de esa voluntad.

Existen, por lo tanto, razones para el optimismo. Un país que, a partir de una convergencia de esfuerzos, vela por el desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social de la infancia, no sólo se transforma en un país más justo, sino que hace una apuesta fundamental por un mejor futuro para todas y todos.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro