Chile ha iniciado un proceso constituyente participativo, cuya finalidad es contar con una Constitución nacida en democracia. Ha habido un extenso debate público sobre la necesidad de tener una nueva Constitución y el mecanismo para elaborarla. La derecha ha desplegado los más diversos argumentos para mantener la actual Constitución del 80, pero en la opinión pública se ha asentado de forma mayoritaria la necesidad de contar con una nueva carta fundamental que exprese la realidad política y social del Chile actual.

La participación ciudadana es importante, es el momento en que la ciudadanía podrá expresar sus pareceres y visiones respecto a la forma en que queremos vivir y organizarnos como sociedad. Creo que es un ejercicio necesario para fortalecer nuestra convivencia cívica y democrática. Pero la participación ciudadana genera reticencias en sectores de derecha, prefieren un mecanismo más acotado para elaborar la Constitución, temen una suerte de explosión popular de demandas que pueden descarriar al país. Estas visiones no se condicen con la madurez cívica que existe en nuestro país.  

El temor a la participación ciudadana se expresa también en argumentos que la califican como un proceso populista y demagógico. Esto es grave, ya que atenta contra un principio básico de cualquier orden democrático, que es el debate de sus ciudadanos, descalificarlo lo único que hace es degradar la democracia. No ven que con ello lo único que hacen es llamar al populismo, que surge precisamente cuando el diálogo social y político ha dejado de existir.

La crisis de confianza ha mermado la capacidad de diálogo, y cuando me refiero a diálogo no hablo de la conversación de la clase política consigo misma, sino del diálogo político con la ciudadanía. Es eso lo que justamente se pretende con un proceso constituyente participativo. La crisis de legitimidad política que actualmente vive nuestro país exige más democracia, no menos.     

El Consejo Ciudadano de Observadores, conformado de forma plural y trasversal por personas que vienen del mundo empresarial, social, jurídico y deportivo, representa una diversidad que pretende reflejar lo amplio del proceso participativo. Tiene como misión garantizar la transparencia del proceso, sin presiones ni distorsiones. Para ello, un elemento importante es su autonomía del Gobierno, ante el cual ha tenido diferencias explícitas, lo que viene a mostrar que ha cumplido con lo encomendado.  

Ahora lo importante es participar en los encuentros locales, provinciales y regionales para que todas las opiniones sean consideradas, la información para inscribirse está en: www.unaconstitucionparachile.cl.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro