Hoy es el Día Internacional de la Mujer, una oportunidad para celebrar los logros de las mujeres y reconocer que aún existen barreras importantes por superar. Esas barreras, que están presentes a diario, con demasiada frecuencia impiden que las mujeres alcancen su potencial y de hecho perjudican a nuestra sociedad.

En EEUU, luego de casi 50 años de la incorporación generalizada de las mujeres a la fuerza laboral, el PIB creció un 25%. Es decir, se ha demostrado globalmente que las economías crecen cuando se incorporan las ideas, talentos y esfuerzos de todos y todas.

Múltiples estudios han comprobado que la educación de mujeres y niñas, y su participación en el mundo laboral son clave para generar prosperidad, eliminar la pobreza, y apoyar a la familia.

A pesar de estos importantes datos es sorprendente que, según la Encuesta Nacional Bicentenario, el 53% de los chilenos cree que la familia se descuida si la mujer tiene un trabajo de tiempo completo.

Está claro que la labor de las mujeres todavía no se aprecia como es debido, siguen subrepresentadas en la política y en el liderazgo empresarial, mientras que sus aportes en el hogar son subvalorados. Según cifras de la Ocde, las mujeres alrededor del mundo dedican un promedio de cuatro horas y media diarias a labores no remuneradas en el hogar, más del doble de lo que hacen los hombres.

Sin embargo, hay razones para ser optimistas. A lo largo de los últimos años se han logrado avances, lo que queda reflejado en cambios legislativos en diversos países. Felicito particularmente a la Presidenta Bachelet por todo lo que ha realizado para empoderar a la mujer, tanto en su condición de Presidenta como trabajando con ONU Mujeres, y me orgullece formar parte del compromiso por la paridad en este Día Internacional de la Mujer.

En la Embajada de EEUU hemos impulsado una política para apoyar y animar a las mujeres. Colaboramos con el gobierno chileno para promover el rol de la mujer en operaciones internacionales de mantenimiento de la paz.

Hemos participado activamente en la creación de la red de mujeres emprendedoras más grande de Latinoamérica denominada WeAmericas, que nació como iniciativa de nuestro Departamento de Estado.  Además, trabajamos juntos en el Equal Futures Partnership (Asociación para un Futuro Equitativo), una iniciativa de colaboración global cuya meta es que la participación de la mujer avance en los ámbitos económico y político.

Todos debemos comprometernos para que se logre la igualdad plena de género. Como embajador, esposo, y padre también apoyo a las mujeres a través de la campaña #HeForShe de la ONU.

Mi hija mayor, Monika, está a punto de terminar sus estudios de Periodismo y comparto la esperanza, como cualquier padre, de que pueda trabajar y, si ella quiere empezar una familia, que desde luego haga las dos. Todos podemos contribuir motivando y dando oportunidades a las niñas y mujeres. No sólo es lo correcto sino que también inteligente. ¡Únanse en este esfuerzo!

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro