Las ciudades son una creación genial del ser humano que potencia su lógica gregaria y genera beneficios acumulativos por economías de escala, de aglomeración y por complementariedad; todo basado en el encuentro entre las personas como hecho determinante para apalancar el intercambio.  

Nuestras ciudades muchas veces generan procesos que van en el sentido inverso al fin último de ellas mismas y enfrentan el deterioro, la obsolescencia, la segregación socio-espacial y la inequidad en el acceso a servicios y bienes públicos.

Porque la calidad de vida en las ciudades es un tema de bien público y la intervención del Estado por la vía de la regulación, la inversión y la gobernanza es un deber insustituible, debemos impulsar políticas para atender la ciudad existente y sus problemas.

Nuestros énfasis están puestos en generar oportunidades a quienes viven en el sector rural para evitar la migración forzosa a la ciudad; gestionar suelo urbano fiscal en el país; generar planes maestros en terrenos públicos para armonizar viviendas, equipamiento, conectividad y localización. Y, en alianza con el sector privado, implementar proyectos habitacionales integrados, bien localizados y con alto estándar de urbanización.

Junto con mejorar el estándar de la nueva vivienda social, nos empeñamos en múltiples iniciativas destinadas a mejorar las viviendas y barrios construidos. Así, en los 10 años del Programa de Protección al Patrimonio Familiar, hemos asignado aproximadamente un millón de subsidios para enfrentar el déficit cualitativo y, en este período, hemos ampliado su cobertura a los sectores medios.

Hemos puesto atención en los condominios de vivienda económica y las viviendas con agudos déficit de materialidad; hemos promovido el acondicionamiento térmico de las viviendas emplazadas en zonas con planes de descontaminación atmosférica, adaptando las viviendas a adultos mayores y personas con discapacidad.

De igual modo impulsamos la rehabilitación de cités y viviendas antiguas y patrimoniales y, a través del Programa “Quiero mi Barrio”, hemos mejorado las condiciones de habitabilidad de 520 barrios en todo Chile.

Incentivamos el uso de modos no motorizados de transporte urbano a través de la construcción de 190 kilómetros de ciclovías de alto estándar, que permiten el desplazamiento en bicicleta de forma segura y expedita.

La construcción de 34 nuevos parques urbanos es un compromiso presidencial, cuyo objetivo es contribuir al bienestar de las comunidades locales y reducir la actual brecha de inequidad en la distribución, calidad y acceso a áreas verdes; y los Planes Regionales de Infraestructura Urbana y Territorial, un esfuerzo intersectorial que representa una inversión global para el período 2015-2022 de más de 21 mil millones de dólares.

Con todo, tenemos un desafío de envergadura si queremos enfrentar de manera integral la calidad de vida urbana: estamos convencidos que la escasez de suelo urbano puede abordarse, entre otras medidas, con densificación de calidad; pero ello requiere consensuar estándares urbanos que garanticen igual acceso a los bienes de la ciudad y mejorar los niveles de participación ciudadana en la planificación de la ciudad.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro