La saga de animé más popular y querida vuelve a comprobar su lugar dentro de la industria con “Burning Blood”, juego que se desmarca de las anteriores entregas, la mayoría Hack and Slash, y donde ahora retoma lo más puro del modo arcade de lucha.

Tras la oportunidad de probar el videojuego de Spike Chunsoft y Bandai Namco en su versión para Ps4, puedo decir que sin duda estamos frente a un juego lleno de  nostalgia, sobre todo para quienes disfrutamos de los antiguos modos arcade, llenos de posibilidades de lucha, con jugabilidad en 2D y gráficos tridimensionales, con libertad de desplazamiento dentro del escenario 3D y que rayan en la monotonía tras jugar varios combates.

La producción protagonizada por Luffy y su grupo de piratas de One Piece, revive en un nuevo sistema basado en la lucha por equipos (tres personajes). Los tres protagonistas que escogeremos para luchar pueden ser cambiados en cualquier momento y, además, encadenar golpes potenciados y combinados, que de por sí son bastantes llamativos gráficamente hablando, pero además potentísimos.

El juego y nuestra victoria se sustentarán en cuánto conocemos las habilidades y características de nuestros luchadores,  ya que dependerá de nuestro contrincante, el nivel de salud de los luchadores, y otros elementos para agregar esa gota de táctica y estrategia dentro de la combinación de personajes que utilizaremos para triunfar.  

Así tendremos a disposición un total de más de 40 peleadores, todos muy distintos entre sí. Por mi parte siento que faltaron algunos, pero sabemos que es difícil dejar contentos a los miles de fans que tiene la saga. Sin embargo, los personajes están divididos en cuatro categorías según sus características: Haki, Zoan, Logia y Paramecia.

En algunos casos podremos hacer uso de más de algún atributo potenciado por las frutas del Diablo, las que nos aumentarán nuestra fuerza, defensiva, agregando variedad en cada pelea.

Algo increíble y que no había visto antes, es que además de estos 40 personajes, podremos llamar en batalla a personajes de apoyo que nos ayudarán en función a sus especialidades, como curar, potenciar golpes, etc, algo que sin duda nos servirá para decidir un combate.

La saga de Eiichiro Oda se potencia gracias a este juego, y deberemos dar las felicitaciones correspondientes a los desarrolladores por las distintas modalidades y opciones que tiene el juego.  Una de ellos es la “Guerra Suprema”, donde podremos revivir y conocer con muchos más detalles de uno de los argumentos de la serie, hablamos de Marineford. Junto a Luffy, Barbablanca, Akainu y Ace navegaremos por diversos niveles, escenarios, donde liberaremos secretos y lucharemos. Y a pesar de lo corto que es esta modalidad, los fans estarán sin duda realmente muy agradecidos.

Otra opción es la modalidad “Batalla de Banderas Piratas”, un modo online donde deberemos elegir un bando, tomar nuestro barco, navegar en el mar e ir encontrando contrincantes. Así iremos avanzando y conquistando territorios.

En conclusión, “One Piece Burning Blood” es un título que tiene mucho a su favor, con muchos personajes, escenarios, modos de juego y una gráfica al nivel de la serie. Sin duda, hay un pequeño desequilibrio dentro de las habilidades de cada luchador (algunos son realmente poderosos) y aunque el videojuego irá perfeccionándose, ahora podremos disfrutar de un juego fiel al animé.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro