Tras muchos años de ausencia, el zorro de Nintendo vuelve con una nueva entrega llena de acción, emoción y aventuras llamada “Star Fox Zero”, juego exclusivo para la consola Wiiu.

El retorno de Fox McCloud fue anunciado en la E3 de 2014, el último personaje de Nintendo que faltaba por aparecer en la consola. La reacción inicial sobre su aparición fue desconcertante para la mayoría: por un lado ilusionaba a los seguidores de la saga con la promesa de volver a pilotar el Arwing, pero por otro lado, el sistema de control con dos pantallas no convencía para nada.

El juego ya salió a la venta y lo primero que nos encontramos al jugarlo es un tutorial que explica los controles, bastante tedioso, ya que no es para nada sencillo al tener que utilizar dos pantallas, lo que genera confusión y frustración en un primer momento. Para que se entienda: en la pantalla del televisor está el control de nuestra nave en tercera persona -con la que en realidad se puede jugar perfectamente el juego- y una pantalla interior la que nos ayuda a tener una mayor precisión en los disparos, en el Gamepad tenemos una cámara desde la cabina la que nos ayudará a tener una mejor perspectiva para destrozar a los enemigos.

La gran controversia es que si era necesario incluir la utilización del Gamepad, en lo personal, si bien en un principio es un poco enredado, el nuevo sistema de control abre muchas posibilidades de acción, ayudando a crear situaciones inéditas para quienes hemos disfrutado de otros títulos de la saga, sobre todo en las zonas de vuelo libre y en las batallas finales con enemigos.

La historia de “Star Fox Zero” no es una secuela de las aventuras de McCloud y el resto de sus tripulantes, sino que es una reanudación de lo que ocurrió en el título para Nintendo 64, centrándose en la guerra contra Andross en el sistema Lylat.

Comenzamos nuestro viaje hasta llegar a Venom, donde está un loco y malvado científico con el que disfrutaremos de intensas batallas: en el cielo, tierra hasta en el espacio.

Personalmente, nos encontramos ante un juego de corte clásico, pero con detalles innovadores, como, por ejemplo, que ahora algunos vehículos que utilicemos se pueden transformar. En el caso de Arwing cambia su forma a Walker, para movernos en lugares cerrados y a toda velocidad por tierra.

El diseño de niveles es variado y con escenas espectaculares, en la pantalla podemos ver que ocurren múltiples situaciones, con desafíos constantes y retos diferentes en cada misión. Lo anterior ayuda a que el juego tenga un ritmo acelerado con sorpresas a desbloquear, destacando lo rejugable de cada etapa, ya que existen una gran cantidad de rutas alternativas y misiones secundarias. Que “Star Fox Zero” sea rejugable es un gran mérito, ya que la dificultad es desafiante, sobre todo si queremos desbloquear puntuaciones máximas.

Finalmente, es importante no olvidar  la gran falla que ha tenido el nuevo juego de Nintendo y es cuánto a la gráfica que posee, ya que  no puede mantener ni mostrar los 60 frames por segundo en las dos pantallas, cayendo a los 50 fps, consiguiendo que los modelados del juego se muestren simplones y poco prolijos, algo que la desarrolladora debería haber pensado antes de sobreexigir la utilización de dos pantallas. Aun así, “Star Fox Zero” es un gran juego de acción, rejugable, variado, intenso y divertido, que llega a estar a la altura de esta leyenda.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro