Este viernes, después de un año de su detención, el empresario Edgardo Roberto Silva Stambuk fue condenado a la pena única de 10 años de presidio por los delitos reiterados de abuso sexual contra siete menores de edad, ilícitos cometido en las regiones de Valparaíso y Metropolitana. 

El juicio contra el empresario con domicilio en Vitacura se realizó en el Tercer Tribunal Oral Penal de Santiago, que en fallo unánime lo declaró culpable y lo condenó a 10 años y 1 día de cárcel por los delitos cometidos entre 2007 y enero de 2015, en La Región Metropolitana y la Quinta Región. 

Además, el tribunal –integrado por los magistrados Alejandro Aguilar Brevis (presidente), Paulina Rosales González y Verónica Sabaj Escudero (redactora)- aplicó a Silva Stambuk las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos, oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares durante el tiempo de la condena. 

Asimismo, el tribunal condenó al acusado a la pena de la interdicción del derecho de ejercer la guarda y ser oído como pariente en los casos que la ley designa, y de sujeción a la vigilancia de la autoridad durante los 10 años siguientes al cumplimiento de la pena principal. 

También decretó la inhabilitación absoluta temporal del condenado para cargos, oficios o profesiones ejercidos en ámbitos educacionales o que involucren una relación directa y habitual con personas menores de edad, en su grado máximo. 

Una vez ejecutoriada el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados. 

El empresario cometió los abusos en en diversos sectores del barrio alto de la capital, incluyendo el Club Manquehue, como también en el balneario de Zapallar. 

PUB/IS