Cerca de un 30% de estudiantes que postularon a la gratuidad universitaria no saben si es que recibirá el beneficio o no. La incertidumbre crece luego que las universidades adscritas al plan indicaran que no tienen a su disposición todos los datos de los estudiantes. 

Así al menos lo informa El Mercurio, medio que asegura que hay un 70% de los estudiantes de primer año y de cursos superiores que completaron el Formulario Único de Acreditación Socioeconómica (FUAS) que ya recibieron la información si acaso eran o no beneficiarios. 

Sin embargo, para el vicepresidente del Consejo de Rectores (Cruch), Aldo Valle, no hay claridad sobre el porcentaje que sí accedió a la gratuidad. 

“No estamos en condiciones de señalar un porcentaje porque varía según la universidad. Lo que sabemos es que del total de estudiantes en gratuidad, probablemente a estas alturas dispongamos de información certera solo del 40%”, dijo el también rector de la Universidad de Valparaíso. 

De hecho, indica que el Cruch está pidiendo que “no se prorrogue ni se dilate un día más (la información), porque nos ha llevado a muchas instituciones a postergar nuestros procesos de matrículas en cursos superiores, porque si no está la información disponible en las instituciones, no sabemos qué estudiante tendrá que pagar derecho básico”. 

El medio escrito indica que, hasta este domingo, las universidades adscritas a la gratuidad reportaban 19.860 estudiantes con la posibilidad de adquirir el beneficio, considerando incluso al 30% que aún no obtiene la respuesta.

Ante esta situación, el Ministerio de Educación informó que ese porcentaje debe entregar con premura la información para acreditar su grado de vulnerabilidad. 

Con esa información en mano, las proyecciones de esta cartera son entregar el 26 de enero la confirmación a los jóvenes de cursos superiores que podrán recibir el beneficio de la gratuidad. Asimismo, se espera que para el 9 de febrero se conozcan los nombres definitivos de quienes quedarán exentos de pagar aranceles. Ese mismo día, se abriría un nuevo proceso para los rezagados. 

PUB/JLM