Un 41,3% de los homosexuales infectados con VIH/sida no han tenido acceso a preservativos y el 86% de ellos no han accedido a un test de VIH en los últimos 12 meses. Las cifras que preocupan a expertos corresponden al estudio “Vigilancia Bioconductual y Monitorización Social del VIH en Chile”, elaborado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile.

De acuerdo a la investigación, la prevalencia de VIH en hombres homosexuales es del 17,3%, es decir, al menos 20 veces superior al manifestado en la población en general.  No obstante, las cifras más preocupantes se concentran en hombres menores de 35 años, entre quienes un 63,2% manifestó padecer sida. En el rango etario de 18 a 24 años, la enfermedad se presentó en un 17,5% de los consultados.

Según la académica e investigadora del proyecto, Valeria Stuardo, los números reflejan “la carencia de políticas públicas preventivas en relación al sida y otras infecciones de transmisión sexual”.

“Es preocupante que la prevalencia se concentre en hombres jóvenes, lo cual refuerza la necesidad de abordar los temas de sexualidad transversalmente, en todos los espacios educativos, incorporando el enfoque de género y aplicando políticas públicas de prevención y educación sexual en estrecha alianza con la sociedad civil organizada”, señaló.

La investigación se realizó en 375 hombres que tienen prácticas sexuales con otros hombres. Del total de entrevistados, más de un 50% no utilizó condón la última vez que tuvo relaciones sexuales penetrativas y en los últimos 6 meses la cifra llega al 40% con una pareja ocasional.

En conversación con Publimetro, el presidente del Movilh, Rolando Jimenez, aseguró que este escenario se debe a varios factores, entre ellos “el relajamiento de la población de diversidad sexual y eso se expresa en que las personas contagiadas con VIH en el rango de 15 a 25 años ha aumentado sustancialmente”.

“Se ha producido una cierta naturalización de la enfermedad dado que el VIH ya no es mortal y se ha ido transformando en una enfermedad crónica”, explicó.

Para Jimenez, “estamos en el peor de los escenarios” como consecuencia de la falta de "una política sistemática y permanente de prevención por parte del Estado”.

"Ha ido aumentando el uso del condón pero no ha llegado con la velocidad requerida para evitar el contagio del virus y otras enfermedades de transmisión sexual”, agregó.

Con relación a la disponibilidad de preservativos que existe en la red asistencial primaria, María Elena Ahumada, integrante del observatorio de Fundación Savia, aseguró que la cantidad de condones que se le entrega a los jóvenes "no cubre para nada sus necesidades sexuales”.

Según la sicóloga, “hace falta que la sexualidad se estudie a fondo dado que hoy no existen estadísticas actualizadas del comportamientos sexual de los chilenos, menos aun de la población homosexual”.

"Cuántas veces en el mes tienen relaciones las personas homosexuales, es un dato importante de conocer y que hoy no existe. Sobre la base de ello las políticas públicas debieran facilitar el acceso masculino a la protección”, sentenció.