El 14 de febrero llega a su fin la norma que permite a médicos extranjeros ejercer en el sistema público sin haber aprobado el Examen Unico Nacional de Conocimientos de Medicina (Eunacom). 

De acuerdo a las cifras entregadas a Publimetro por el Ministerio de Salud (Minsal) y la Superintendencia del ramo, cerca de 900 médicos tendrían que abandonar la red asistencial una vez culminado el plazo.

Según consignó a Publimetro Jaime Lopez Quintana, encargado del Departamento de Formación, Calidad y Seguridad del Paciente del Minsal, hay más de 500 médicos que se encuentran en esta situación en la Atención Primaria de Salud Municipal.

Del total, aproximadamente 300 han reprobado el Eunacom en tres oportunidades, mientras que cerca de 200 nunca se han presentado a rendir el examen. A ellos, se suman 67 profesionales que pertenecen a los diferentes servicios de salud del país y que tampoco han regularizado sus situaciones.

Otra fuente de profesionales aún no certificados surge de los facultativos foráneos habilitados por las secretarías regionales ministeriales de Salud (Seremis), de acuerdo a una potestad especial que les entrega el Código Sanitario a estos organismos en casos excepcionales. Según cifras de la Superintendencia, en la actualidad son 267 los médicos aún no habilitados que se desempeñan de acuerdo a esta norma. 

De acuerdo a Enrique Ayarza, intendente de Prestadores de la Superintendencia de Salud, estos médicos fueron en su mayoría contratados para suplir la carencia de especialistas en el país, y sus contratos finalizarían en muchos casos el 14 de febrero próximo. 

Con el objetivo de anticiparse a esta fecha límite, el Ministerio trabaja en un proyecto de ley que regularizaría el asunto de los especialistas.

Así, durante la próxima semana, una comisión mandatada por la ministra Carmen Castillo, presentará un borrador con una propuesta que permita certificar a cirujanos mediante un examen de especialidad medido por la Corporación Nacional Autónoma de Certificación de Especialidades Médicas (Conacem), y de esta forma evitar rendir el Eunacom. 

“Es más coherente con el nivel de conocimiento y de formación de un profesional que lleva 10 años ejerciendo su especialidad, alejado de los conocimientos generales de la medicina”, explicó Lopez Quintana. 

Desde el ministerio, además, preparan un catastro en todas las municipalidades de Chile para lograr dar con la cifra exacta de médicos en riesgo de inhabilidad. También se exigirá a los alcaldes que obliguen a estos profesionales a rendir el próximo certamen de Eunacom en diciembre próximo.