Ocurrió el 24 de julio de 1998 y su muerte remeció a la sociedad chilena, por la crueldad con la que fue cometido. Marcela Casanueva, una joven profesional, había sido degollada en su departamento de Providencia y los motivos del ataque eran desconocidos. 

Con el paso de los días, apareció en escena la matrona Ema Pinto, quien fue condenada por el crimen pese a que siempre alegó su inocencia. 

De acuerdo con la información de la época, que este miércoles revivió “Bienvenidos” de Canal 13, Casanueva quien trabajaba en el comité asesor en el Ministerio de Vivienda, fue degollada en su dormitorio en medio de lo que se dijo fue un acto de venganza. 

Dos días después del crimen, la matrona Ema Pinto, quien en ese minuto trabajaba como enfermera en el Hospital de Carabineros, llevó a la PDI grabaciones donde su ex marido se conectaba con la víctima. 

Sin embargo, la policía civil sospechó de la mujer y la mantuvieron en vigilancia, para luego detenerla por su supuesta responsabilidad en el crimen. 

Según el expediente del caso, el acceso al departamento no fue forzado y Casanueva fue anestesiada y maniatada con cinta de embalaje. El atacante la acostó sobre su cama y luego la degolló, con un instrumento curvo, teniendo cuidado de controlar la sangre con los cojines en la habitación. 

Los reportes policiales dan cuenta que tras el asesinato Ema Pinto habría realizado un rito encendiendo velas y fumando cigarrillos, por lo que en un primer momento se pensó que los responsables del crimen eran integrantes de una sexta, aunque luego se supo que la matrona practicaba actividades paranormales. 

Perfil de la asesina 

Ema Pinto mantuvo hasta el día de su muerte, su declaración de inocencia. La mujer se suicidó en la cárcel en 1999 días después de haber entregado su testimonio a la animadora Cecilia Bolocco, quien había llegado hasta el recinto penitenciario para realizar un reportaje sobre las mujeres encarceladas, en el que no estaba considerada la participación de Pinto. 

De acuerdo con los análisis del caso, el crimen se habría producido por los celos de Pinto en contrae Casanueva. La asesora del ministerio de Vivienda era supuestamente amante de Edgard Fernández, el esposo de Pinto. 

Sin embargo, a esa fecha la víctima mantenía una relación formal con el abogado y ex candidato a Contralor de la República, Enrique Rajevic. 

De acuerdo con el autor del libro “La verdad de Ema Pinto", Konrad Ziller, la mujer no participó en la muerte de Marcela Casanueva. Tras una serie de entrevistas el escritor, la describe como una líder natural dentro de la cárcel y una mujer que hacía creer en su inocencia a todos los que hablaran con ella. 

PUB/NL