Este miércoles 27 de enero de 2016 se cumplen dos años desde el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que entregó a Perú el derecho al mar que se ubica desde las 80 millas márítimas contadas a partir del Hito 1 y que están en una línea diagonal a ese punto. Y pese a que en teoría el tribunal debió zanjar todos los temas limítrofes entre ambos países, desde el país incaico aún indican que hay materias pendientes. Señal de aquello fue la creación del distrito La Yarada Los Palos, que a juicio de los chilenos, pasa a llevar la soberanía nacional. En ese panorama, ¿cuál es el balance que hacen la autoridades chilenas?

Según, Jorge Tarud (PPD), miembro de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara, lo primero que se puede abstraer tras estos dos años es que “Perú no ha cumplido su parte del trato”. 

“En primer lugar, el Perú no ha cumplido con el fallo porque tienen que aprobar un proyecto de ley que modifique el tema del cableado submarino y ese proyecto, lleva dos años durmiendo en el congreso peruano”, dice a Publimetro el diputado.

Sus palabras son respaldadas por el senador Jorge Pizarro (DC), quien indica que a causa de lo anterior, “no se ha podido ejecutar lo que dictaminó el fallo”, cuestión que para él hace difícil hacer un balance respecto a estos dos años. 

El proyecto en cuestión dice relación sobre una ley que garantice el libre tránsito de naves extranjeras en la nueva zona marítima que queda bajo su control.

Distrito La Yarada Los Palos

Para Tarud, el hecho que Perú no haya permitido ejecutar la condena tiene que ver con una posición muy “blanda” de parte de Chile.

“El Gobierno tiene que ser muy firme para el cumplimiento de ese fallo, porque o sino después Perú nos provoca, pasando una ley de congreso como fue la creación del La Yarada Los Palos”, asegura. 

En ese sentido, para el diputado, el hecho que Perú siga diciendo que hay temas pendientes es una actitud amenazante de parte de ese país que Chile no ha sabido responder. 

“Chile envía tres o cuatro notas diplomáticas de protesta y Ollanta Humala se las metió al bolsillo y se fue a Tacna a promulgar la ley”, agrega el parlamentario. 

En ese sentido, dice que fue una buena medida llamar al embajador de Chile en Perú, pero que fue una mala señal enviarlo de nuevo cuando ocurrieron las elecciones. “Eso muestra una debilidad de parte nuestra. lo consideramos como un error”, asegura. 

Aprender de los errores

Uno de las cosas que indican los parlamentarios consultados por Publimetro, es que es necesario aprender de las experiencias pasadas. En ese sentido, el senador Pizarro asegura que las comunicaciones son fundamentales. 

“Desde el punto de vista comunicacional hay que continuar trabajando. Hay que tener las mejores relaciones con todos nuestros vecinos, buscando vínculos más allá de las meras relaciones diplomáticas: también hay que relacionarse de manera política con otras naciones”, dice. 

Sus palabras son respaldadas por el diputado Tarud quien dice que “lo que hemos aprendido es que la Corte no falla conforme al derecho y siempre nos sorprende”. 

En ese sentido, y mirando el proceso abierto entre Chile y Bolivia, asegura que es conveniente también hacer gestiones políticas y tener un buen equipo de comunicaciones. 

“Hasta el momento estoy confundido cuál es plan de comunicación. Me parece un error que Gabriel Gaspar, nombrado como asesor exclusivo, haya dicho en Bolivia que Chile tiene materias pendientes. Hasta el mismo canciller Muñoz tuvo que salir a desmentirlo. Por eso digo que estoy confundido y uso esa palabra solo para ser diplomático”, critica. 

De hecho, también critica el rol de José Miguel Insulza es fundamental y critica que se dedique a la política nacional.

“Estamos preocupados que tan solo dos meses desde que Insulza fue nombrado como nuevo agente, recién se haya juntado con los jueces. Todo este tiempo estuvo dedicado a los congresos de sus partidos, opinando de política nacional, se paseó por programas de televisión e incluso no descarta una candidatura presidencial. Eso es dañino”, explica. 

Sin embargo, su visión es contratada con la voz del senador Pizarro que asegura que “él tiene experiencia en organismos internacionales, estuvo en la OEA y además representa al país”. 

Retirarse del Pacto de Bogotá

Uno de los últimos puntos que genera controversia entre los diputados y senadores, es la salida de Chile del Pacto de Bogotá, el que obliga al país a ir hasta la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya cuando hay problemas limítrofes. 

Jorge Tarud ha sido uno de los que más ha pedido que Chile se retire de ese pacto porque “yo pienso en el futuro, porque en el proceso con Bolivia hay que estar, pero nada nos asegura que en algunos años más enfrentemos una nueva demanda de Perú o del mismo Bolivia”.

El diputado José Manuel Edwards (RN), opina lo mismo y dice que “es un error grave que Chile siga en La Haya. Ningún país desarrollado lo está, Rusia, Canadá, Argentina, Estados Unidos, ninguno de ellos pertenece al pacto. La Haya es para países chicos, subdesarrollados”, afirma.

Sin embargo, para el senador Pizarro, la permanencia de Chile no está en duda. “El Pacto de Bogotá no debiera estar en discusión porque Chile ya está en un proceso, y aunque quisiera retirarse, de igual manera deberá atenerse a los resultados”. 

Cabe señalar que esta es la postura oficial del Gobierno, pues el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, se ha encargado en múltiples ocasiones que esta materia no está en duda. 

En tanto, a dos años desde ocurrido el proceso judicial con Perú, Chile continúa con otro abierto pero ahora con Bolivia; uno que ya tuvo un pronunciamiento de La Haya y que indica, al menos, que el pronunciamiento apuntará a si el país debe o no negociar de buena fe una solución al problema de acceso al mar que alega el país de Evo.