“En verano no podemos bajar la guardia respecto a las enfermedades que pueden afectar a nuestras mascotas”, señala Nicolás Rocha, veterinario asesor del Colegio Médico Veterinario, quien pone la alerta en esta época de calor y nos señala como evitar que éstas se transformen en un problema mayor. 

“Dentro de los casos que más se pueden encontrar en la consulta en este periodo estival, tenemos las alergias a picadas de insectos y arácnidos, el estrés por calor, las intoxicaciones con plantas que se dan bastante en esta época y problemas de parásitos internos y externos, entre otras”. Señala el especialista, quien nos explica cómo enfrentar estos males. 

Según Rocha, este tipo de enfermedades afectan el comportamiento de nuestras mascotas, y en general el exceso de calor, provoca diversos problemas ante los cuales debemos prepararnos para enfrentar. 

“Todos los seres vivos que podemos regular nuestra temperatura (Homeotermos), tenemos mecanismos para generar calor, cuando éste falta, como así también disiparlo, cuando las temperaturas son muy elevadas. Lo mismo ocurre con nuestras mascotas, pudiendo junto con lo anterior, cambiar su conducta", señaló. 

"Por ejemplo -explicó- ellos pueden bajar su actividad física, aumentar mecanismos de jadeo, preferir sombra por sobre otra cosa, aumentar el consumo de agua fresca, bajar su apetencia, apoyar zonas de piel expuesta en zonas frías de jardín u hogar, entre otras. Es importante saber que el mecanismo para disipar este calor es a costa de un aumento de la actividad del sistema cárdiorespiratorio y circulación periférica (piel)”. 

El especialista llamó a poner atención en los siguientes problemas: 

Pulgas y garrapatas: es uno de los principales problemas que afectan a nuestras mascotas durante la época de calor. Ante su aparición, Nicolás Rocha advierte que "a veces nuestras mascotas tienen problemas de alergias a las picadas de pulgas, y éstas transmiten ciertas cosas a través de la picadura como por ejemplo, estados larvarios de la Tenia o, en el caso de la garrapata, podría transmitir la Erliquia, que es una enfermedad complicada para el perro". 

El profesional indica que "la única arma que nosotros tenemos más eficaz es evitar que se suban, generarles un ambiente a la pulga y a la garrapata tan desfavorable que no quiera subirse a la mascota". 

Por ese motivo, "lo que nosotros hacemos es aplicar productos como pipetas que se colocan en el pelaje del animal y, cuando el bicho pica, muere o se repele. Es la estrategia más eficaz porque no podemos eliminarlas del ambiente. Siempre van a estar", contó. 

Sobre su uso, el experto afirmó que "yo recomiendo todo el año y redoblar en época de más calor. Existen pipetas que duran alrededor de 40 días. Hay productos que se pueden aplicar una vez al mes, semanalmente, depende mucho del manejo que el dueño tenga". 

Alergias: las alergias estacionarias son uno de los mayores problemas que presentan las mascotas en épocas de calor, debido a la presencia de plantas o producto de una picadura de insectos tales como zancudos, abejas, avispas o también arañas. 

"Los síntomas pueden ser variados. Cuando hay una picadura en la piel, en términos cutáneos puede provocarse desde un enrojecimiento local hasta una reacción más sistémica, dependiendo del sistema inmune. El animal puede reaccionar a veces muy exageradamente, y puede haber inflamación, síntomas gastrointestinales, edemas, cierre de vías respiratorias, algún tipo de shock alérgico". 

"Si el dueño ve algo raro, que hay hinchazón, que hay edema, se promueve siempre consultar inmediatamente porque las reacciones alérgicas son súper impredecibles. Cada animal responde de manera particular a las picaduras". 

Estrés por calor: mientras las altas temperaturas se instalan en nuestro país, nuestras mascotas se pueden ver afectadas por estrés debido al calor, especialmente en algunas razas de hocico corto tales como el Bulldog, el Bulldog inglés, el Bulldog francés o el Pug. 

"Estos perritos se esfuerzan bastante cuando hay altas temperaturas y, como están muy pegados al pavimento, el calor que proviene desde él hace que jadeen mucho más, que necesiten ventilar más, haciendo que su corazón trabaje mucho más. Ese golpe de calor les puede provocar problemas respiratorios y cardíacos", expresó Nicolás Rocha. 

Entre los síntomas, fundamentalmente se aprecia por problemas al respirar. "Es el ahogo y puede ocurrir un sincope, que el perro pierde conciencia, puede haber edema pulmonar, puede haber problema paro cardiorespiratorio. Entonces es muy complejo en este grupo de mascotas, que se expongan abruptamente y por mucho tiempo al sol. En caso de que haya pérdida de conocimiento, llevarlo inmediatamente al veterinario", afirma el veterinario. 

Sobre los cuidados que debemos tener en la época estival, el especialista también entregó tips para tener muy en cuenta en nuestra casa: 

- Es recomendable, sobre todo en aquellas mascotas de hocico corto (perros braquicefálicos), que son más propensos a sufrir estrés por calor con mayor facilidad, agendar los paseos en horarios extremos durante el día, ya que un aumento de calor de manera brusca, junto con el aumento de la actividad física, podría sobrepasar drásticamente los mecanismos regulatorios, impactando fuertemente al sistema cardiorrespiratorio de estos animales. 

- Junto con lo anterior, tener siempre una fuente de agua fresca a libre disposición, que les permita la hidratación, situación que por el jadeo constante y transpiración de cojinetes, se pierde una cantidad considerable de agua. 

También recomendó habilitar en el patio una zona de sombra, junto con ubicar la casa o albergue del animal en esta misma zona. 

PUB/VJ