El fiscal nacional, Jorge Abbott, descartó la posibilidad de dejar su cargo a raíz de la disputa pública que ha sostenido con el fiscal de la Región de O’Higgins, Emiliano Arias.

Abbott descartó además que exista “una crisis” en el Ministerio Público y salió al paso de los cuestionamientos por el “clima insostenible” de poder al interior de la institución.

"No hay crisis en el Ministerio Público y menos tengo pensado renunciar al cargo. Ni siquiera se me ha pasado por la mente hacerlo, tengo un mandato que voy a cumplir hasta el último día", dijo el fiscal nacional a El Mercurio.

En la misma línea, el abogado aseguró que aquella mirada "dentro de la institución no se percibe para nada".

Abbott insistió que se puede "puede conversar con cualquier funcionario" y notar "que tal crisis sólo existe en la imaginación de las personas que no pertenecen al Ministerio Público".

Sobre la situación con el fiscal Arias, quien recurrió a la justicia luego que decidiera de removerlo de la investigación por el caso Corpesca y someterlo a sumario por entregar declaraciones a la prensa sobre la investigación, Abbott manifestó: “qué se presenten recursos a que se ejerzan acciones legales no puede ser motivo de tensión, ni menos para el Ministerio Público”.

Abbott agregó que entre sus atribuciones no está la remoción de un fiscal, decisión que debe ser adoptada por la Corte Suprema.

PUB/NL