Tras la audiencia que decretó la prisión preventiva para el esposo de Viviana Haeger, Jaime Anguita, y quien confesó ser el sicario contratado por el ingeniero para llevar adelante el crimen, José Pérez, la atención se centró en la familia de la mujer y sus abogados. 

El abogado querellante en esta causa -y que representa a la familia de la fallecida contadora-, Sergio Coronado, aseguró tras la audiencia que "se ha dado un paso gigantesco en lo que es acercarnos a la justicia, la verdad. Por lo que escucharon, habían antecedentes a los que no habían tenido acceso, pero vamos por un buen camino, hay trabajo pendiente".

"La juez ha sido categórica en señalar que la prueba que se ha exhibido es coherente permitiendo sustentar la prisión preventiva (...) Uno de los aspectos que se consideró fue su constante cambio de versión", complementó.

Consultado ante la posibilidad de realizar una reconstitución de escena, el jurista señaló que "la mejor manera de darle coherencia a una versión es fijarla con fotografía (...) La defensa hizo su trabajo, realizó sus alegaciones. Lo señalamos, la decisión de la defensa tiene costos y los están pagando ahora".

Por último, el abogado expresó que la situación al interior de la familia Haeger es compleja, ya que "lo he señalado, son tres las víctimas de este hecho, por lo que debemos ser cuidadosos".

PUB/VJ