El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de San Fernando absolvió hoy a Yonatan Edmundo Pizarro Canales y a Cristian Eduardo Briones Becerra, acusados por el delito de abuso sexual agravado, que afectó en agosto del año 2012 a Gabriela Marín Mejías, educadora de párvulos de la mencionada ciudad. 

Esta es la tercera oportunidad en que se realiza un juicio oral contra ambos imputados. Los otros se efectuaron en abril y agosto y en ambos fueron absueltos de los delitos de robo con violencia y abuso sexual. 

Tras la segunda anulación, la Corte de Apelaciones de Rancagua ordenó realizar un tercer juicio, pero sólo respecto al delito de abuso sexual agravado. 

El nuevo procedimiento estaba programado para el próximo 4 de enero. Sin embargo por calendarización de los jueces, comenzó este miércoles 16 de diciembre, con sala integrada por los magistrados Joaquín Nilo, Roberto Cociña y Álvaro Martínez, todos del Tribunal Oral de Rancagua. 

En esta tercera oportunidad, el tribunal nuevamente falló que no fue posible establecer la participación culpable de ambos acusados más allá de toda duda razonable. 

Los hechos ocurrieron el 7 de agosto de 2012, cuando la víctima de entonces 23 años y madre de dos hijos salió de un cibercafé en la noche y fue llevada por la fuerza hasta una vía férrea, donde tres sujetos la saltaron violentamente y le introdujeron piedras en sus genitales. 

Posteriormente, tres sospechosos fueron detenidos y la víctima reconoció a dos de ellos. Sin embargo, el Juzgado de Garantía decretó ilegales las detenciones por una serie de errores policiales y los sujetos quedaron libres. Por esto, la joven parvularia se suicidó el 6 de septiembre de 2012. 

La sentencia se leerá el próximo miércoles 23 de diciembre en curso, a las 16:00 horas, en el Tribunal Oral de San Fernando.

PUB/VJ