Hasta las oficinas del Servicio Nacional de Menores (Sename) llegaron este lunes los diputados Daniel Farcas (PPD) y Gabriel Silber (DC), junto a Larry Rivas, con el objetivo de denunciar la operación de una nueva secta en la precordillera de Copiapó, liderada por la ciudadana argentina Paola Olcese.

Según los parlamentarios, el grupo tendría entre sus integrantes a más de una decena de niños, entre ellos la nieta de Rivas, quien a su vez es hija de Jocelyn Rivas, que falleció en 2007 cuando este grupo estaba en Pirque, luego de no ser asistida médicamente en un parto. 

“Ella vive con su papá en esta comunidad, pero mi preocupación es sobre su salud, alimentación y educación. No se si el objetivo es sacarla de ahí, pero me gustaría que esté en mejores condiciones, ya que están en una zona extrema, con mucho frío”, detalló Rivas, quien agregó que "cuando hay doctrinas y órdenes se puede hablar de secta, porque no son personas libres". 

Mientras, el diputado Daniel Farcas explicó que “queremos tener la certeza de que tanto la nieta de Larry como los otros niños de encuentren en condiciones adecuadas, lo que requiere una investigación del Sename”. Además, el parlamentario acotó que “en este caso vemos cómo el delirio místico de Paola Olcese de nuevo se hace presente y lamentablemente podría llevar a una desgracia como la que ya ocurrió anteriormente”.

“Estamos preocupados, ya que las experiencias no han sido buenas y se requiere una acción drástica de todo el aparato estatal. Por eso es importante que el Sename envíe a su Directora Regional para que se haga presente en la comunidad, que se encuentra a 4:30 horas de Copiapó, en una zona precordillerana, con condiciones climáticas difíciles para los niños, los que estudian mediante exámenes libres y poseen una dieta baja en proteínas”, añadió Farcas

Gabriel Silber, por su parte, señaló que “se supone que acá están los mismos elementos o el caldo de cultivo que en su oportunidad tuvo la secta de Pirque, con la diferencia de que las condiciones geográficas acá son mucho más extremas, más precarias. Por eso nuestra preocupación respecto de las condiciones de alimentación de los menores o el acceso a educación regular. Así, la reunión de hoy tenía por objeto recurrir al amparo de la justicia”.

“Recordemos que el lugar es propiedad privada, por lo que el Sename tendrá que hacer una presentación en la Corte de Vallenar para que sus equipos puedan ingresar y hacer una evaluación técnica del estado de los niños y tener mayores indagaciones de lo que ocurre allá”, finalizó Silber.

PUB/SVM