Un grupo de 664 académicos de universidades estatales de Chile firmaron una carta para expresar su pensamiento sobre las reformas que se están realizando en torno a educación, específicamente en el ámbito de la educación superior.

Los docentes firmantes llevaron hasta La Moneda el documento, en el que señalan que se han dejado de lado a las instituciones del Estado por intereses en casas de estudio privadas.

“Las universidades del Estado han sido dejadas de lado, no se ha querido establecer una diferencia entre las universidades estatales y privadas que han crecido como callampas en los últimos años e indudablemente han bajado la calidad de la educación y las estatales han sido sacrificadas por el sistema neolibreal”, señaló el académico de la Universidad de Santiago de Chile, Naín Nómez.

En la misiva se señala que valoran los avances que se han hecho en la materia, lo que ha permitido que se instale el debate, pero sin embargo aún faltan transformaciones, como terminar con la profundización “del modelo vigente de mercado”

“Al insistir en lógicas subsidiarias e intentar conciliar intereses privados con necesidades de instituciones públicas, es decir de propiedad del Estado chileno, queda pendiente una reforma de fondo"

Además plantean cuatro puntos a considerar por la mandataria:

1. Aporte diferencial de las instituciones de educación superior dependientes del Estado
2. Establecer condiciones basales de financiamiento estatal que subsidien la demanda educativa
3. La obligación de construir un sistema nacional de educación superior que supere el centralismo
4. Instaurar la reforma de educación supieron en un plano aparte de iniciativas empresariales.

En la actividad, el académico de la Universidad de Chile, Roberto Aceituno, se refirió a las peticiones del Cruch y el Cuech, de las cuales si bien comparten gran cantidad de ellas, prefieren establecer sus propias demandas.

“El Cruch y el Cuech tienen sus propios planteamientos, y como académicos nos sumamos con el fin de ofrecer una posición más clara, porque hasta ahora la discusión se ha centrado en la gratuidad, y ahora queremos que sea un servicio de las necesidades sociales que hay en Chile“, enfatizó el docente.