En septiembre de 2014 Sergio Urra Venegas, un joven de 27 años y con antecedentes de adicción a las drogas, protagonizó una riña que terminó con su vida, aunque solo dos años después logró recibir sepultura.

Según detalló  24 Horas, tras su desaparición la familia comenzó una búsqueda que incluso permitió dar con testigos y el presunto autor del hecho, elementos que pusieron a disposición de la fiscalía para que se tomaran declaraciones.

Junto a ello, participaron en cada procedimiento generado por el hallazgo de un cuerpo hasta navidad de 2014, cuando no les avisaron de la localización de un cadáver que resultó ser el de Sergio, el que fue trasladado hasta el Servicio Médico Legal (SML) de Concepción.

Debieron pasar casi dos años para que, en el mes de junio, se tomaran las muestras de sangre que permitieron ratificar la identidad de la víctima, luego que los familiares presionaran y acusaran negligencia de las instituciones.

Actualmente, Sergio Urra Venegas pudo ser sepultado y despedido por sus seres queridos, mientras que la Fiscalía de Concepción está evaluando las acciones a seguir.

PUB/VJ