Una denuncia por presunta vulneración de derechos infantiles en contra de la Comunidad Ecológica Cristiana, presentó ante el Sename el Instituto Chileno de Seguridad Ciudadana. 

El escrito, que la entidad llevó ante el Servicio Nacional de Menores junto al diputado PPD Daniel Farcas, se basa en que cerca de 30 niños –todos menores de nueve años- se encontrarían al interior de la agrupación religiosa realizando labores de construcción y agrícolas. 

El grupo religioso, que ahora está radicado en el Valle del Huasco, en la Región de Atacama, es liderado por Paola Olcese, quien fue investigada por el delito de homicidio en 2007, luego de conocerse la muerte e inhumación ilegal de Jocelyn Rivas Leyton al interior de la misma secta, cuando estaba ubicada en la comuna de Pirque. 

Pero entonces Olcese fue declarada inimputable por “episodio psiquiátrico”, según lo estableció un informe emitido por el Servicio Médico Legal. 

La situación que vivirían los niños en Huasco se conoció gracias a las denuncias hechas por personas cercanas a quienes integran la comunidad, que han agregado que los menores estarían afectados por la falta de agua potable y que no contarían con servicios higiénicos básicos. 

Según informó el abogado del Instituto Chileno de Seguridad Ciudadana, Cristian Ruiz, la mayoría de estos casos corresponden a niños que viven en la comunidad acompañando a sus padres, y que los abuelos de algunos menores habrían hecho las denuncias. 

PUB/JLM