El Departamento de Ingeniería de Transporte y Logística de la Universidad Católica (UC), su BRT Centre of Excellence y el Centro de Desarrollo Urbanos Sustentable (Cedeus), adelantó una serie de propuestas operacionales de buses del Transantiago que deberían considerarse en el diseño de la Nueva Alameda Providencia para permitir un sistema eficiente y un buen nivel de servicio.

Las ideas dadas a conocer en el Foro Desafíos Operacionales de Buses en la Nueva Alameda Providencia, organizado en el Centro de Extensión  UC, apuntan a disponer de un servicio de buses tipo Metro, pero en la superficie del futuro proyecto de 12 kilómetros del principal eje capitalino, desde Pajaritos hasta Tobalaba.

“Contar con un sistema de buses rápido, de corta espera, de alta capacidad y confiabilidad, no sólo permitiría mejorar la preferencia por este modo de transporte, además ayudaría a la red de Metro, que hoy está altamente congestionada en dicho tramo”, destacó Juan Carlos Muñoz, académico de Ingeniería UC y director de Cedeus.

El ingeniero precisó que actualmente unos 280 buses por hora circulan en el eje Alameda-Providencia, a una velocidad promedio que en ciertos tramos se reduce a sólo cinco kilómetros por hora en los períodos de mayor flujo vehicular.

“Los desafíos operacionales de la nueva infraestructura, requieren de un sistema de transporte en superficie con servicios semi expresos y expresos, que transiten a una velocidad promedio de 23 kilómetros por hora. Además necesita de una alta capacidad de pasajeros, en este caso a partir de unos 250 buses por hora”, agregó el director de Cedeus.

En paralelo, dijo el académico, la operación e infraestructura deben pensarse de manera simultánea y concordarte, según los tipos de servicios y buses que se definan, por ejemplo con puertas en ambos lados. También en función de las frecuencias, trazados, localización de las estaciones y de los recorridos peatonales para transbordos.

Para el perfil del corredor de buses, en tanto, los expertos sugieren dos pistas continuas de circulación, con bucles o retornos que permitan a los servicios evitar re-ruteos excesivos. Asimismo, sugieren un sistema abierto que permita la entrada y salida de buses del corredor en puntos específicos, lo que ayudaría a reducir las combinaciones.

Sobre las paradas, se recomienda un uso diferido de éstas para atender mejor la frecuencia esperada, al igual que la incorporación de zonas que permitan a los usuarios pagar antes de abordar el bus.    

Tras las ideas presentadas durante el foro, se realizó también el lanzamiento en Chile del libro Restructuring Public Transport Through Bus Rapid Transit (Restructurando el Transporte Publico a través del BRT), que analiza la importancia de estos sistemas de buses y discute desafíos de su diseño, implementación y operación. Este texto es fruto del trabajo interdisciplinario de cinco años del BRT Centre of Excellence.

La publicación contó con el apoyo de profesores del Departamento de Ingeniería de Transporte y Logística UC, y espera ser un recurso valioso tanto para investigadores y estudiantes de postgrado, como para quienes lideran políticas públicas y de planificación urbana.

PUB/CM