Un 31% de los ciudadanos manifestó estar en desacuerdo con las demandas estudiantiles que se han planteado a lo largo de este año, rechazo que aumentó en un 17% en relación al movimiento estudiantil del 2011, donde la desaprobación llegaba al 14%.

Estas cifras son de acuerdo a una medición especial del conflicto estudiantil que entregó este miércoles la última encuesta Adimark, donde con tres variables midieron la evolución del movimiento que hace cinco años encabezaban los ahora parlamentarios de la denominada “bancada estudiantil”; Giorgio Jackson, Camila Vallejo y Gabriel Boric.

La aprobación del movimiento tuvo una baja de 13 puntos porcentuales, desde el 76% hasta el 63%, situación que se intensifica mucho más al hablar de las manifestaciones que realizan para darle visibilidad al movimiento bajando 31 puntos desde el 2011 con un 52% de apoyo al 21% de este 2016.

Uno de los temas fundamentales del conflicto estudiantil, tiene que ver con el manejo que ha llevado el Gobierno en este tema, lo que no se refleja en una gran variación de la percepción de las personas, ya que se mantiene estable la aprobación en un 18% y la desaprobación super un alza de cuatro puntos desde un 76% en el 2011 al 80% este año.

Más allá de las diferencias de una baja de la aprobación del movimiento estudiantil en cinco años, la reforma educacional que se está implementando en el segundo mandato presidencial de Michelle Bachelet tampoco cuenta con el apoyo popular, lo que se incrementa con el paso de los meses de un 44% en mayo a un 53% de desacuerdo en junio, aumentando siete puntos.
 

PUB/ SQM