A bordo de un bus y a través del paso fronterizo Los Libertadores, un ciudadano argentino trató de ingresar a Chile con un contrabando de 224 coloridas pastillas de éxtasis, las que tenían como destino final Viña del Mar.

El sujeto, identificado como L.A.R., de 33 años y de profesión cocinero, fue interceptado este viernes durante los controles habituales que realizan los fiscalizadores de la Aduana de Los Andes.

La droga la tenía escondida en dos pequeños cilindros plásticos y éstos, a su vez, los había ocultado en un asiento del bus, constituyéndose en el mayor hallazgo de este tipo en el paso Los Libertadores.

Las 224 grajeas de droga sintética eran de color rosado con forma de ladrillos de Lego, amarillo con la silueta de una mujer y verde con la figura de un cocodrilo similar al de la marca Lacoste.

De acuerdo a las estimaciones realizadas por los fiscalizadores y la policía, cada una de estas pastillas alcanza un precio de comercialización de entre $ 15 mil y $ 20 mil la unidad, por lo que el argentino podría haber obtenido entre $ 3.360.000 y $ 4.480.000 producto de su venta.

Uno de los anteriores decomisos de éxtasis se registró en febrero en la Aduana Metropolitana, confiscándose en esa oportunidad 101 pastillas que también tenían como destino Viña del Mar.

El sospechoso, la droga y demás pruebas fueron puestos a disposición de la Fiscalía de Los Andes y de la Policía de Investigaciones para continuar con las diligencias judiciales que correspondan.

PUB/FR