La movilización anunciada por parte de los trabajadores de Aduanas es por peticiones independientes a las ya realizadas por la mesa del sector público. Los funcionarios alegan que el Gobierno, puntualmente la Subsecretaría de Hacienda, habría incumplido artículos de un acuerdo suscrito con las trabajadores tras el paro del 2015, realizado en el mes de mayo de ese año.

En dicho acuerdo, se incluía un aumento de la dotación del personal en un 50 por ciento. En aquella oportunidad, el Gobierno se habría comprometido además a hacer una rebaja de la evasión y el contrabando en aduanas, y a realizar un proceso de modernización relacionado con la reforma tributaria, considerando temas como: el control para la exportaciones mineras y fiscalización.

Demandas

En relación a lo anterior, la Asociación Nacional de Funcionarios de Aduanas de Chile (Anfach) dijo a través de un comunicado que “el Gobierno no ha dado respuesta satisfactoria a las demandas de Modernización del Servicio Nacional de Aduanas” y que además “mantiene la intransigencia de seguir legislando un Proyecto de ley que “Moderniza la Legislación Aduanera”, no escuchando a los actores relevantes del Comercio Exterior y que en definitiva lo que hace es favorecer al empresariado, debilitando las funciones fiscalizadoras de Aduana”.

Desde la organización denunciaron también dilación por parte de la Dirección de Presupuesto para avanzar a un acuerdo en materias de modernización en los temas de recursos humanos y estructura organizacional. “No han dado respuestas concretas a nuestras demandas de una modernización de nuestra planta, argumentando la estrechez fiscal y demostrando un nulo interés por nuestra institución y sus trabajadores”, sentenció el comunicado de Anfach. 

Efectos del paro

El paro produciría principalmente inconvenientes en los pasos fronterizos, puertos y aeropuertos, impactando directamente a la industria exportadora de fruta, cuyos productos son susceptibles a estropearse con el paso de los días; entre otros sectores industriales. Sumado a lo anterior, estas fechas son consideradas como peak de envíos de ciertas frutas como cerezas y arándanos a otros continentes como Europa y Asia. 

Ya en el paro del año 2015 se podían observar algunos de los efectos que conlleva una movilización de estas características. En aquella oportunidad, la carga se acumuló considerablemente a medida que los días pasaban, tanto en los terminales terrestres como en el aeropuerto de Santiago. Los exportadores acusaron millonarias pérdidas, sobre todo en la industria frutícola. También se habló de un deterioro de la imagen de Chile en comercio el exterior. 

El paro anunciado por la Anfach iba a comenzar este miércoles 23, pero según consignó radio Cooperativa, los trabajadores aplazaron por 24 horas la decisión tras reunirse con representantes del ministerio de Hacienda y quedaron de responder una contrapropuesta del Ejectuvo. Durante las movilizaciones de los trabajadores del sector público, en las semanas anteriores, la organización estuvo trabajando "a media máquina" según manifestó en su oportunidad el dirigente Justo Sánchez. En aquella fecha, el dirigente también advirtió que "si ahora es caótico, el 23 va a ser peor".