La denominada agenda corta antidelincuencia protagoniza un nuevo episodio durante su discusión en el Senado. Si antes fue la norma que sanciona filtraciones en investigaciones judiciales -y que generó diversas críticas-, se tomará el debate una indicación que abriría la puerta a que personas que tengan 75 años y se encuentren cumpliendo condenas salgan de los penales, lo que incluiría a los investigados por causas de DDHH.

Como detalló La Segunda, originalmente la moción excluía a este grupo y elevaba el beneficio a los mayores a 80 años, pero la discusión parlamentaria finalmente modificó la idea original.

En primera instancia, el artículo señalaba que, aparte de los delitos relativos a violaciones a los DDHH, ilícitos como el narcotráfico, secuestro y homicidio quedaban afuera de cualquier beneficio.

Durante el debate, la ministra de Justicia, Javiera Blanco, aseguró que si bien la normativa le entrega la facultad al tribunal para decidir, previamente debe existir un informe de Gendarmería.

La opción de incluir a ex militares se gestó durante la discusión, al mismo tiempo que se determinaba la edad tope para dejar los penales.

Finalmente, por 20 votos a favor, 9 en contra y 4 abstenciones se aprobó el límite de edad, aunque el eventual beneficio a quienes cumplen condenas por violaciones a los DDHH será revisado en la próxima sesión.

PUB/VJ