Tras un intenso operativo policial desarrollado la madrugada de este miércoles en la Región de La Araucanía, la Policía de Investigaciones logró la detención de once sospechosos de participar en el crimen que terminó con la vida del matrimonio Luchsinger-Mackay en enero de 2013 en Vilcún.

Ante esto el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Patricio Crespo, afirmó que como entidad "valoramos que en el caso Luchsinger-MacKay se haya dado un nuevo paso en el proceso judicial y esperamos que pronto se puedan determinar los responsables de este cobarde crimen y que la justicia vuelva a imperar en la zona".

"Esperamos también que se acabe la impunidad, esclareciéndose cada uno de los casos de violencia que aún están abiertos. Ello es una señal vital para restablecer el Estado de Derecho en una zona donde la violencia se ha agudizado, sembrando el miedo y la impotencia entre sus habitantes", agregó.

De igual manera, enfatizó que "avanzar en esa dirección resulta esencial para generar un ambiente propicio que permita establecer mesas de diálogo amplias, con el compromiso de todos para alcanzar acuerdos que nos encaminen a la superación del conflicto".

Cabe mencionar que el Vicepresidente Jorge Burgos confirmó que el Gobierno se querellará contra los once detenidos, por lo cual viajó a la zona el subsecretario (s) del Interior, Luis Correa Bluas.

PUB/CM