El reloj de Viña del Mar, el mismo que se ha convertido en un ícono de la Ciudad Jardín, marcaba las 16:00 de este lunes y el sol, como siempre, obligaba a los turistas a esconderse de sus rayos caminando por las tranquilas calles de esta comuna. Sin embargo, metros más hacia el centro, en la municipalidad de Viña, el panorama era radicalmente distinto. Tres delincuentes intentaban robar un auto cuando no previeron la participación de la mismísima alcaldesa Virgina Reginato, quien junto a un grupo de personas participaron de una detención ciudadana.

Según informa Radio Festival, todo comenzó cuando dos hombres y una mujer llegaron hasta un vehículo que estaba estacionado muy cerca de la municipalidad de Viña, ubicada en Quinta Arlegui. Seguramente les llamó la atención la patente argentina que tenía el Volkswagen, aunque quizás esta elección fue al azar. El tema es que el trío forcejaba para abrir el vehículo modelo Golf de propiedad de algún trasandino que lo dejó ahí mientras pasaba el tiempo caminando, quizás por el reloj de flores, quizás por el mar, quién sabe. 

Uno de los testigos vio la escena y todo ello le pareció sospechoso. Por lo mismo, fue hasta la municipalidad a avisar que algo andaba mal. Fue ahí entonces cuando la misma alcaldesa Virginia Reginato decidió bajar y encarar a la mujer que estaba forcejeando el auto.

Las personas que pasaban por el lugar, atónitos, comenzaron a hacer un gran círculo que cercó a los tres. Sin embargo, como los delincuentes están acostumbrados a estas situaciones, dos de ellos alcanzaron a escapar en un automóvil plateado, en el que presuntamente llegaron hasta ese lugar. 

La discusión y la presencia de la máxima autoridad comunal llamó la atención de Carabineros, quienes se acercaron al lugar para preguntar qué pasaba. Ahí fue cuando la alcaldesa entregó los detalles del presunto delito. Con esos datos, la policía detuvo a la mujer. 

“Da rabia que venga gente de afuera para robar. Nosotros trabajamos mucho con Carabineros, con asociaciones y con seguridad ciudadana, pero de verdad, en esta época, parece que además importamos delincuentes”, dijo molesta Reginato. 

Tras el hecho, la alcaldesa declaró como testigo ante Carabineros. La mujer, en tanto, fue puesta a disposición de la Justicia. Los turistas, por su parte, pudieron seguir caminando por las tranquilas calles de la Ciudad Jardín.

PUB/JLM