Este lunes Alejandro Aravena se convirtió en el primer chileno y cuarto latinoamericano en ser reconocido con el premio Pritzker, denominado Nobel de la arquitectura. 

La ceremonia realizada la tarde de este lunes en los salones de Naciones Unidas en Nueva York, mostró a un Aravena evidentemente emocionado con el galardón. 

“Sólo siento gratitud si veo hacia atrás, libertad si veo al futuro, felicidad si veo el presente”, afirmó.

Durante su discurso, el arquitecto compartió los méritos con sus socios de la oficina Elemental, a quienes señaló "son tan ganadores como yo de este premio”, y nombró a Gonzalo Arteaga, Juan Cerda, Victor Oddó y Diego Torres, quienes fueron aplaudidos por todos los asistentes al evento.

El actual director de la Bienal de Venecia 2016 fue destacado por la construcción de edificios de gran impacto internacional y proyectos de compromiso cívico, como son el Parque de la Infancia o su paradigmática forma de levantar viviendas sociales a lo largo de Chile, siendo esta última labor la que más se destacó a la hora de ser condecorado con el premio más importante de la arquitectura mundial.

"Distinguir lo que importa, de lo que no importa", enfatizó Aravena mientras era ovacionado por los presentes.

A la ceremonia fue acompañado por su familia y un acotado grupo de invitados, entre quienes se encontraba el arquitecto Jean Nouvel; el presidente de CorpGroup, Alvaro Saieh; el artista Iván Navarro; el cónsul chileno Francisco del Campo y sus socios de la oficina Elemental.

PUB/SVM