La presidenta del PS y posible carta presidencial de la Nueva Mayoría, Isabel Allende, volvió a manifestar su disponibilidad a ser la abanderada del oficialismo de cara a los comicios presidenciales, pero condicionando una eventual nominación tras una conversación con el ex mandatario, Ricardo Lagos, quien ha manifestado públicamente su deseo de volver a la primera magistratura.

“Competir con el presidente Lagos sería medio extraño, porque evidentemente representamos al mismo mundo. (…) no tengo ninguna duda en que terminadas las municipales y, en el momento apropiado, voy a conversar con Ricardo Lagos, por supuesto”, señaló a La Tercera la senadora socialista.

En dicho contexto la parlamentaria reiteró que “está disponible” para una candidatura presidencial, pero que la decisión final “vamos a tomar después de las municipales, de manera colectiva, democrática y participativa. Otra cosa es que tengo la convicción que mi principal tarea como presidenta de un partido ahora son las elecciones municipales”.

Sobre el mecanismo para seleccionar al postulante a La Moneda en el PS, Allende recordó que la colectividad de calle París, “nunca se ha hecho una primaria para resolver una candidatura. Ha sido el consejo general. Son 500 personas que han resuelto de alguna manera los casos de Lagos, Bachelet y las distintas postulaciones presidenciales”, pero no descartó la realización de una elección interna.

“Vamos a convocar a fines de noviembre a un comité central y ahí el partido dirá cuál es el cronograma que va a establecer la metodología”, explicó.

Sobre si apoyaría a Alejandro Guillier, dijo que tiene que existir una primaria que defina eso.

ATON/MM