El presidente de Amnistía Internacional Chile, Roberto Morales, manifestó que, en pactos internacionales signados por nuestro país, se establece que “el Estado que obliga a una mujer a tener un hijo producto de una violación es considerado un trato cruel, inhumano, degradante, equivalente a una tortura".

Morales realizó estas declaraciones en una entrevista ofrecida a radio Cooperativa luego de que ayer miércoles, se difundiera el informe anual 2015-2016 de Amnistía Internacional sobre la situación de los derechos humanos en el mundo.

En el documento, en lo referente a los derechos sexuales y reproductivos, Chile fue cuestionado porque en nuestro país el aborto continúa siendo considerado “como delito en todas las circunstancias”. En este ámbito se plantea que “en julio (de 2015), el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU (CESCR) instó a Chile a acelerar la adopción de un proyecto de ley para despenalizar el aborto en algunas circunstancias”.

Respecto de la prolongación en la tramitación del proyecto de despenalización del aborto en tres causales (inviabilidad fetal, violación y riesgo para la vida de la madre), Roberto Morales afirmó que "lo que sentimos es que esto se ha ido dilatando de manera artificial hasta llegar hoy en que siguen apareciendo propuestas distintas del mismo bloque de la Nueva Mayoría”.

Y continuó luego en la misma temática afirmando que “no entendemos muy bien cuál es la estrategia que se sigue en términos políticos y si solamente estamos en presencia de dilatar una decisión que es muy importante no solo para las mujeres, sino que para nuestro país y la sociedad".

PUB/NR