El presidente de la Cámara Baja, el diputado PS Osvaldo Andrade, cerró este martes la polémica que lo enfrentó con el renunciado ministro del Interior, Jorge Burgos.

El hecho se remonta a la aprobación del Control Preventivo de Identidad, lo cual derivó en que el parlamentario recurriera al Tribunal Constitucional. Esta situación incomodó al otrora secretario de Estado, quien manifestó tras su salida de La Moneda que "Andrade puede cansar a cualquiera".

Esto gatilló la respuesta del legislador, quien ironizó que "algunos por razones en la vida no tenemos derecho a descansar " y lo "invitó" a realizar eso tras su dimisión.

Sin embargo, Andrade cerró la discusión en diálogo con Radio ADN, enfatizando que "creo que es una polémica que no tiene sentido insistir, creo que cometí un error".

"Abrí una polémica estéril, que no tiene sentido, no tiene destino. En ese sentido asumo el error", insitió.

Por último, el diputado remarcó que "Burgos tiene ironías, yo tengo ironías, probablemente los dos caímos en ese error (...) yo creo que no valía la pena esa polémica e insistir en ella no tiene ningún sentido".

PUB/CM