El presidente de la Cámara de Diputados, el PS Osvaldo Andrade, se refirió a la polémica existente debido a la pensión de más de $5 millones mensuales que recibe su esposa Miryam Olate debido a que ocupó el cargo de subdirectora técnica de Gendarmería.

El caso se destapó luego que la Contraloría declara ilegal las pensiones de cinco funcionarios retirados que superaban el tope legal de 60 UF, es decir, un monto de 1.563.540 pesos.

Ante esto, al revisarse las pensiones tramitadas el año pasado, nueve de estas superan los $3 millones, siendo una de ellas la de la periodista y cónyuge del parlamentario, quien renunció voluntariamente a su puesto en octubre del 2015.

Por este motivo, un grupo de diputados UDI compuesto por los legisladores Ignacio Urrutia, Gustavo Hasbún y Celso Morales enviaron un oficio al Ministerio de Justicia, en donde se solicita la fecha de ingreso de Olate a Gendarmería, además de las necesidades del organismo que permitieron la creación del rol que ocupó la profesional. A esto, se suma la nómina de funcionarios retirados en los últimos dos años.

En este marco, Andrade dialogó con la prensa en el Congreso Nacional, asegurando que lo ocurrido "es una canallada de la UDI, recurrir a mi familia es una bajeza".

De igual manera, criticó con dureza al legislador gremialista Gustavo Hasbún. "Lo del diputado tiene un nombre, pero no es para reproducirlo en la televisión", remarcó.

De igual manera, defendió a su esposa asegurando que "la señora Olate tiene 21 años de funciones en Gendarmería. Cuando se accede a un grado mejor las remuneraciones".

En ese sentido, aseguró que a su cónyuge "se le pidió el cargo en este Gobierno y no hay ningún tipo de irregularidad".

"No sé cuál es el reproche que alguien sepa cuándo tiene que jubilar", afirmó Andrade, añadiendo además que "no estuve en la votación de la Sala cuando se debatieron las pensiones".

PUB/CM