El presidente de la Cámara de Diputados Osvaldo Andrade negó haber influido en la salida de Jorge Burgos desde el ministerio del Interior. 

La actitud del congresista ha sido apuntada como uno de los factores considerados por Burgos a la hora de retirarse del Gobierno, principalmente dada la presentación ante el tribunal Constitucional de una apelación en contra del control preventivo de identidad, medida impulsada por el entonces jefe de gabinete mediante la agenda corta antidelincuencia.  

“Yo no me hago cargo de rumores, no vale la pena“, indicó Andrade. 

El ex ministro del Trabajo en el primer mandato de Bachelet, aseguró que el ingreso o salida de personas com secretarios de Estado es una facultad que sólo le pertenece a la Presidenta. 

“La decisión de la permanencia o no de un ministro de Estado en su cartera es una decisión de la presidenta de la República, y yo he tenido siempre la doctrina y opinión de que uno tiene que respaldar esas decisiones”, aergumentó.

Desde la oposición han utilizado esta presunta desavenencia para criticar al oficialismo. En conversación con 24 Horas, el presidente de la UDI Hernán Larraín, destacó esta hipótesis como causa en la salida del ex ministro, afirmando que si a él le hubiera pasado algo similar, también habría renunciado. 

PUB/SVM