Una novedosa iniciativa se toma poco a poco las calles de Puerto Montt. Se trata de la campaña “Yo también tengo sed”, que impulsa la agrupación animalista Uniendo Huellas, y que busca que gente de la ciudad ayude a la gran población de perritos vagabundos que viven en sus avenidas.

¿Cómo? La idea es dejar recipientes plásticos con agua, amarrados a los postes de luz. Esto permitirá que los caninos puedan hidratarse en este período en que hay más días de calor y menos lluvias.

Según cuenta su presidenta Carla Miranda a Publimetro los canes necesitan “tres veces más agua que un humano, pues se deshidratan más rápido”.

"El objetivo de nuestra campaña es para tratar de crear conciencia a las personas para que ayuden a los perros abandonados en las calles en esta temporada de calor, ellos no tienen la culpa de estar ahí", afirma.

La agrupación motiva paralelamente a donar botellas o recipientes de helados y dejarlos en el local “Chilidog” del mall Costanera de esa ciudad, para que el grupo los distribuya en distintos postes. También comida puede ser depositada en estos recipientes.

Además el grupo hizo un llamado a los ciudadanos para que no destruyan, ni saquen los recipientes y que al ver uno por sus barrios, no duden de llenarlo con agua o comida.

"Nos gustaría extender la campaña a lo largo del país", cuenta Carla. "Hasta ahora no hemos recibido ayuda de la Municipalidad o de autoridades, pero esperamos que se hagan presentes", finaliza.

PB/MC