Un caso de abuso de menores quedó al descubierto en la ciudad de Antofagasta, luego que tres niños de 1,4 y 6 años fueran encontrados con raciones de alimento podrido, encerrados al interior de una pensión de dicha ciudad. 

De acuerdo con la información que este viernes reproduce El Mercurio de Antofagasta, la mujer comentó a Carabineros que se veía obligada a dejarlos en esas condiciones por su trabajo. 

Hasta el inmueble acudió personal de Fuerzas Especiales alertados por la denuncia de una vecina plasmada en la Oficina de Violencia Intrafamiliar de la policía uniformada. 

En el lugar se constató que los menores, oriundos de Bolivia, eran alimentados por su padre dos veces por semana, y su comida era arroz podrido y leche en polvo. 

La madre de los menores quedó citada al Tribunal de Familia, donde deberá explicar por qué mantenía a los pequeños en esas condiciones. 

PUB/NL