"Case Surfer" es el nombre del nuevo portal web y aplicación que espera convertirse en la más grande red de apoyo médico profesional a lo largo y ancho de Chile. También se está trabajando para que puedan acceder médicos de otros países, como Francia. 

Nuestro país atraviesa por un déficit de médicos especialistas, que aumenta en las zonas geográficas extremas. Según cifras oficiales del Ministerio de Salud, alrededor de un millón y medio de personas del sistema público esperan una consulta con médicos especialistas y doscientos cuarenta mil más requieren una cirugía. 

Juan Francisco Cabello, neurólogo infantil y Rodrigo Rivera, neuroradiólogo, dicen que estas cifras y esta realidad fueron parte de las razones que los impulsaron a crear "Case Surfer". Esta plataforma web, que funcionará tambièn como aplicaicón móvil, permite organizar, compartir y discutir casos clínicos complejos entre médicos, similar a una red social, pero de manera privada. 

“Creemos que es vital contar con una herramienta segura y confiable que permita discutir casos médicos con especialistas de todo el mundo, en lugares aislados con poco acceso a especialistas. La lógica de Case Surfer, permite acceder rápidamente a un caso cargado en la nube, desde cualquier tipo de dispositivo” señaló el CEO y co fundador de la firma, Rodrigo Rivera.

Para poder acceder a la plataforma, se requiere ser médico o profesional de la salud, ya que es una aplicación de uso profesional que según Rivera tiene como objetivo "desarrollar el pensamiento colaborativo y colectivo, que se logra al compartir un caso, instancia que pueda ayudar a los profesionales a solucionar problemas y resolver casos complejos, lo que finalmente ayudar a las personas”.

La aplicación le solicita al usuario registrarse para cargar el caso. Luego, puede compartirlo en un modo privado o grupal, sólo se tiene que ingresar el nombre de el o los colegas para interactuar en línea. Cabe destacar que se trata de una app libre y gratuita. 

En una primera instancia, el proyecto fue desarrollado con capital propio, pero en la actualidad cuenta con el apoyo de Start-Up Chile de Corfo que les entregó treinta y tres mil dólares, para el desarrollo tecnológico y comercial del emprendimiento. También considera financiamiento de compañías farmacológicas o de insumos, "ya que estas pueden postear un caso relacionado con su producto y tener métrica y feedback de los médicos que interactúan con ellos”, según explica el co fundador Rodrigo Rivera.