Por unanimidad, la Cámara de Diputados aprobó la creación de una Comisión Investigadora sobre la labor del Ministerio de Bienes Nacionales en la fiscalización de los terrenos traspasados al Ejército de Chile el 9 de marzo de 1990, es decir dos días antes del retorno a la democracia.

La instancia, que posee 90 días para funcionar desde la fecha de su constitución, fue presentada por el diputado PPD, Joaquín Tuma, y contó con la firma de 58 parlamentarios de todas las bancadas.

Tras la votación, el parlamentario detalló que "la Comisión investigará si estos bienes fiscales que fueron destinados a las Fuerzas Armadas se están ocupando para el objetivo por el cual fueron transferidos, para así evitar que terminen en gestiones inmobiliarias como lo que se ha pretendido realizar en las comunas de Victoria y Traiguén por parte del Ejército".

Así, Tuma recordó el dictamen de la Contraloría General de la República, del 29 de abril pasado, donde se establece la obligación que posee el Ministerio de Bienes Nacionales de fiscalizar esta situación y a poner término cuando los terrenos no sean utilizados por el beneficiario. Esto, en relación a la medida de la propia Contraloría que prohibió al Ejército vender un terreno en $ 790 millones en la comuna de Victoria.

“Si hay terrenos que no se utilizan, se devuelven; y si se vendieron, queremos conocer el resultado de esos procesos, los precios de ventas, los intervinientes y el destino final que han tenido, especialmente en aquellos casos donde los bienes han sido requeridos por otras instituciones del Estado, como municipios, para desarrollar obras públicas o sociales”, manifestó el diputado PPD, quien adelantó que entre los invitados a exponer en la Comisión estarán el ministro de Bienes Nacionales, Víctor Osorio; el Contralor General de la República, Jorge Bermúdez; y diversos alcaldes.

"No es comprensible que el propio Estado deba invertir recursos de todos los chilenos para comprar bienes que ya pertenecían al Fisco. Por eso, el dictamen de la Contraloría en el caso de la comuna de Victoria marca un precedente y alentó la formación de esta Comisión", señaló Joaquín Tuma, quien finalizó diciendo que “quien recibe un terreno tiene la obligación de emplearlo exclusivamente para el objeto por el cual se solicitó, y si por cualquier motivo dejare de utilizarse en dicho fin, debe ponerlo de inmediato a disposición de su dueño inicial, lo cual no sucede con muchas tierras que actualmente están en manos del Ejército".

PUB/CM