La PDI detuvo en Arica a un adulto con avanzados conocimientos de informática, vinculado a una red internacional de pornografía infantil de internet, investigada por el FBI.

La diligencia fue llevada a cabo por la Brigada de Delitos Sexuales y Menores de la ciudad con el apoyo de peritos de Infoingeniería del Laboratorio de Criminalística Central.

La operación culminó con la incautación de computadores y piezas de hardware, con una considerable cantidad de material prohibido, evidencia que este jueves fue trasladada a Santiago para un análisis más acucioso.

Los detectives ingresaron a cuatro domicilios de la ciudad, identificados por el FBI, en el marco de una operación internacional denominada “Pacifier”, sobre adquisición, almacenamiento y producción de material pornográfico infantil.

El detenido -un hombre de 36 años, con domicilio, pareja e hijos en la ciudad de Arica- contaba con abundantes imágenes y videos encriptados que, no obstante, lograron ser descifrados por los peritos del Lacrim, evidencia suficiente para ser formalizado el pasado miércoles 13 de abril por el delito de almacenamiento de material pornográfico infantil.

El sujeto quedó en libertad, pero bajo una investigación de la Fiscalía de 150 días de plazo.

En cuanto al resto de las direcciones investigadas, la comisario Andrea Villalba, jefa de la Brisexme Arica y Parinacota, explicó que mayoritariamente se trata de lugares destinados al arriendo de habitaciones, lo que dificulta la ubicación de quienes tuvieron acceso a la red ilícita.

Pese a ello, la policía dio en Arica con un segundo individuo “que está confeso”, por lo que continúan las indagaciones de los detectives para precisar su grado de participación en este ilícito.

“No hemos aún logrado determinar -porque es parte de la investigación y de los peritajes que está haciendo el Laboratorio de Criminalística Central- si entre el material incautado hay imágenes con niños de esta ciudad o a nivel nacional”, sostuvo la jefa policial.

La investigación del FBI perfiló a los integrantes de esta red de pornografía infantil internacional, como individuos de un sector socioeconómico acomodado y con los conocimientos de informática necesarios para ocultarse en internet.

En cuanto a si las diligencias del caso ya fueron agotadas, la oficial señaló que “esta investigación aún está en curso” y enfatizó que la comunidad tiene “el compromiso de la Policía de Investigaciones para combatir este tipo de flagelo”.

En el plano de la prevención, la comisario Andrea Villalba llamó a los padres a llevar un control de las actividades de sus hijos, enfatizando que “nunca hay que dejar a cargo a un menor de las circunstancias que pueda ofrecer la soledad de la noche frente a un computador”.


PUB/NL