Un ciudadano boliviano que hace más de un año se mantenía prófugo de la justicia como responsable de violar reiteradamente, bajo amenazas, a su hijastra chilena, desde los nueve hasta los quince años de edad, fue detenido en Arica por la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales y Menores (Bisexme) de la PDI.

El imputado, un agricultor identificado como J.L.B., de 46 años, fue capturado después que los detectives montaron una larga vigilancia en el trabajo de la madre de la niña, donde se tenían antecedentes sobre su eventual llegada.

“La única diligencia que nos estaba faltando era dar con el paradero del imputado. En coordinaciones constantes con la mamá de la víctima, logramos determinar que éste se iba a acercar nuevamente, por lo que adoptamos un procedimiento con vigilancias tanto móviles como fijas”, precisó la oficial de caso, subcomisario de la Brisexme, Leticia Saldivia.

La búsqueda de la policía se complicó, entre otras razones, porque el imputado mantenía en Chile una identidad que no correspondía con la verdadera.

El hombre fue formalizado este sábado en el Juzgado de Garantía de Arica y enviado a prisión preventiva, bajo una investigación de la Fiscalía de 60 días.

El extranjero se mantenía oculto desde el año 2015, después que la joven rompió el silencio, relató los vejámenes a su madre y el caso llegó a la Brisexme.

En su investigación, la PDI logró acreditar la violación, a través de exámenes médicos, testimonios e inspección del sitio del suceso, entre otras pericias.

En el pasado, el ciudadano boliviano había cumplido una condena de siete años de cárcel efectiva en Chile, por el delito de tráfico ilícito de estupefacientes.

PUB/VJ