Muchos “me gusta” consiguió la historia de un joven de 20 años de Arica quien, tras ser asaltado, encontró a su victimario usando Facebook. Como vio que publicar un emoji de carita triste en sus redes sociales no contribuía en nada a eliminar su impotencia, se empeñó en encontrar al delincuente que le robó un celular y dinero porque se acordaba de su rostro. Tras una ardua búsqueda, que incluyó mirar perfiles de sus amigas -seguramente fotos de algunas de sus ex- y ponerle “asistiré” a uno que otro evento, terminó encontrando al malhechor y con ello facilitó su detención por parte de Carabineros. 

Todo comenzó hace unos días, cuando el joven, identificado con las iniciales P.L.C. puso “asistiré” a un evento con sus amigos, que se organizaba en el sector llamado popularmente como “Jamaica”, al Pie del Morro. Contrario a lo que hace la mayoría de los cibernautas, no sólo se quedó en confirmar su asistencia, sino que efectivamente se hizo presente. 

Según informa La Estrella de Arica, en un momento el joven sintió un particular llamado, uno que no precisamente llegó a su WhatsApp, sino que esta vez el llamado era de la naturaleza. Así, miró para todos los lados buscando un lugar donde evacuar algunos líquidos de su cuerpo, tras haber consumido otros, pero no halló ninguno. Por lo mismo, decidió separarse del grupo de amigos para hacer lo suyo. 

Estando en eso, llegó una pareja de delincuentes que lo encontró con las manos en la masa. Y aunque lo que estaba haciendo le imposibilitaba defenderse, uno de los asaltantes de igual forma le puso un cuchillo al cuello. Con un lenguaje vulgar y soez, el asaltante le pidió que entregara el celular y la plata. 

Ante tamaña orden y, considerando el contexto, a P.L.C. no le quedó otra alternativa más que ceder. Sin embargo, en sus ojos no solo había miedo, sino que también rabia por la forma en que se dio el asalto. Por lo mismo, mientras entregaba sus cosas, decidió mirar bien el rostro de uno de los delincuentes, para recordarlo para siempre. 

Como es de esperarse, tras el asalto los delincuentes arrancaron, pero la víctima, ya con el cuello libre, gritó a todo pulmón que necesitaba ayuda. Sus amigos intentaron alcanzar a la pareja de maleantes y, desde algún lado, se escuchó el nombre de “Ángelo”. 

Con la imagen del asaltante entre ceja y ceja, la víctima del asalto se prometió no descansar en su vida hasta dar con el delincuente. Así, tras pasar el trago amargo, inició una búsqueda por Facebook filtrando a todos los “Ángelo” que vivían en Arica hasta que dio con uno que le parecía familiar. 

Ese era el delincuente y no había duda. Con estos antecedentes, fue donde Carabineros y expuso el caso. 

Así, desde la policía uniformada iniciaron el rastreo y personal de la SIP descubrió que el joven tenía condenas por delitos anteriores. 

El capital Ariel Valenzuela, aseguró al medio que el delincuente, a quien le dicen “Ángelo”, es en verdad V.L.V. de 22 años y tenía antecedentes. Con ello, lo detuvieron y al consultarle respecto al asalto, confesó todo.

El delincuente dijo que de los $100 mil obtenidos como botín ese día, gastó $90 mil en cerveza para los amigos y ropa. Por eso, al momento de la detención, solo le quedaban $10 mil. 

Tras ello, el detenido quedó a disposición de la Justicia. 

PUB/JLM