Como admisible fue declarada la querella interpuesta por el Servicio de Impuestos Internos (SII) en contra de Caval por eventuales delitos tributarios y que considera al menos seis acusados. La acción legal incluyó un estudio que además cifró el perjuicio fiscal en $118.872.912 producto de la evasión de impuestos que habría realizado la cadena. 

Según informa El Mercurio, el organismo recaudador calculó esta cifra luego de analizar declaraciones de impuesto a la renta hecha por la empresa desde 2012 a 2014.

Asimismo, se cree que la cadena habría usado facturas falsas emitidas por Inversiones Lo Beltrán Limitada para evadir impuestos. 

Por lo mismo, el SII se querelló este lunes en contra de seis personas, entre ellos Natalia Compagnon y Mauricio Valero, ambos dueños de Caval, además de Paula Bessemer y Patricio Cordero, ambos administradores de Inversiones Lo Beltrán.

"En definitiva, se pudo constatar que los documentos tributarios analizados en la presente querella corresponden efectivamente a facturas falsas emitidas por Lo Beltrán, a solicitud y con conocimiento de Mauricio Valero, por servicios no prestados”, dice parte de la querella que busca abrir la arista de evasión de impuestos en el caso Caval. 

Cabe mencionar que la acción legal incluye además una acusación a Herman Chadwick Larraín, el síndico de quiebras que posteriormente realizó un contrato entre su empresa Wiesner y Caval. Esto pues se cree que habría ocultado ingresos por omisión maliciosa de $55.386.560, lo que en definitiva se traduce en un perjuicio fiscal de $42,9 millones.

Con ello se disminuye el monto del eventual daño monetario causado por el delito tributario cometido por Caval, que hasta este martes se había empinado por los $305 millones. 

PUB/JLM