En búsqueda de una ruta alternativa de navegación entre Valparaíso y El Callao, el marino español Juan Fernández descubría en 1574 las Islas San Félix y San Ambrosio, conocidas también como las Islas Desventuradas, ubicadas a 910 kilómetros de la actual Caldera. 

439 años tardaron para que la ciencia comenzara a descifrar los misterios de unas de las áreas más desconocidas del planeta. El primer acercamiento fue una investigación conjunta desarrollada durante el 2013 por National Geographic Society y la organización internacional Oceana, la que reveló que este lugar posee riquezas marinas extraordinarias, en donde el 72% de las especies de peces son exclusivos o endémicos de la zona.

Conocer con más detalle la diversidad de flora y fauna que habita en las profundidades del parque chileno de 300.035 kilómetros cuadrados, es el objetivo de la primera expedición nacional denominada “CIMAR 22” (Cruceros de Investigación Marina en Áreas Remotas) que ejecuta el Comité Oceanográfico Nacional -CONA-, dependiente de la Armada de Chile.

Durante esta mañana, la Presidenta Michelle Bachelet junto a la ministra de Defensa (s) Paulina Vodanovic, y al comandante en Jefe de la Armada, Almirante Enrique Larrañaga visitaron el buque para despedir a la dotación, compuesta por 43 marinos, y 25 científicos que de forma mancomunada aportarán al conocimiento de nuestro océano.

Para la Mandataria, “detrás de esta expedición hay un esfuerzo país contundente y coherente. Durante el mes de septiembre, en el periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, discutimos sobre los desafíos que implican las amenazas que actualmente enfrentan nuestros océanos, y mencioné que debemos crear más áreas marinas protegidas, pero no basta con sólo crearlas, sino con una administración, monitoreo, control y vigilancia, que sean sólidos y robustos”. 

La travesía que se extenderá por treinta y cinco días, se efectuará a bordo del buque científico AGS “Cabo de Hornos” de la Armada, que gracias a sus capacidades puede obtener una imagen tridimensional del fondo marino, así como muestras de agua y fondo a diferentes profundidades.

El comandante en Jefe de la Armada, Almirante Enrique Larrañaga, señaló que “la Armada debe velar por Chile y todos sus intereses marítimos, entendiendo la importancia que el mar juega para nuestro desarrollo como Nación, estamos conscientes que ésta es una tarea de largo aliento y no exenta de complejidades, pero tengo la íntima convicción que este crucero es el inicio de una fructífera sucesión de actividades científicas en el área del parque marino”.

En tanto, el comandante del buque, capitán de navío Carlos González, explicó que la unidad cuenta con dos ecosondas multihaz, equipos que “permiten conseguir un mapeo completo del fondo marino en tres dimensiones, con la finalidad de determinar la morfología y geología en los alrededores de las islas y montes submarinos ubicados en la Zona Económica Exclusiva de las islas San Ambrosio, San Félix, y el Archipiélago de Juan Fernández, y así contar con información actualizada sobre el Parque Marino Nazca- Desventuradas”. 

Además, el “Cabo de Hornos” deberá detectar los puntos más adecuados para emplear el robot submarino embarcado por Oceana Chile, capaz de operar a profundidades de hasta 550 metros, transmitiendo en directo su señal de video desde los montes submarinos. 

El biólogo marino Carlos Gaymer, académico de la Universidad Católica del Norte y Director del Núcleo Milenio de Ecología y Manejo Sustentable de Islas Oceánicas (ESMOI), en su calidad de jefe de crucero señaló que “como no podemos proteger algo que no conocemos, las once investigaciones que se llevarán a cabo están orientada al conocimiento de las especies, junto con elaborar una línea base detallada de este nuevo parque marino”. Los profesionales de la ciencia representan a la Universidad Católica del Norte, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Universidad de Concepción, Universidad Andrés Bello y Universidad de Valparaíso.     

PUB/CM