Una ciudadana chilena resultó herida este lunes en un atentado explosivo contra un bus de pasajeros en Jerusalén que dejó 21 lesionados, entre ellos Sharon Raphael, arquitecta chilena de 28 años que vive y trabaja en Israel hace poco más de 7 años.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores manifestó hoy su "repudio" al hecho y transmitió su solidaridad "al pueblo de Israel y a los heridos y sus familias".

La mujer se encuentra en la unidad de tratamientos intermedios del Hospital Hadassah de Jerusalén, donde está siendo atendida por heridas de mediana gravedad, presentando quemaduras y cortes por esquirlas tras la explosión y posterior incineración de ambos buses.

Se informó que la embajada en Israel se ha mantenido en constante contacto con Sharon para hacer el seguimiento de su recuperación.

Además, el Ministerio de Relaciones Exteriores ha facilitado la visita de los padres de la joven arquitecta, quienes viajarán al país de medio oriente a fines de esta semana.

Por su parte, el presidente del Comité Interparlamentario Chileno-Israelí, Ramón Farías, expresó que “no es posible que estos actos de violencia sigan ocurriendo en una tierra que es considerada sagrada, donde debería primar la paz y no estos atentados”.

PUB / DIG